Jesús Sendra Boix se convierte en el 23º presidente del CF Gandia


Jesús Sendra contará con la colaboración de la Associació per l’Esport de Gandia (APLEG) que vuelve al rescate del club histórico, estando en vigor todavía el convenio firmado hace dos años.




 

Jesús Sendra Boix se convierte en el 23º presidente del CF Gandia

El CF Gandia ya tiene nuevo presidente. Se trata del socio Jesús Sendra Boix, ex presidente de la junta gestora que  hizo de puente entre la dimisión de Julio Santandreu y la llegada al poder del que fue hasta ayer presidente del club, Benjamín Sanz Fuster. La candidatura de Sendra fue la única que se presentó en la tarde noche de ayer en la asamblea extraordinaria. Sendra, socio de toda la vida, tomó la palabra una vez proclamado presidente y argumentó que se va a hacer cargo del equipo hasta final de temporada y que a mediados de junio se convocarán nuevas elecciones, algo que no vieron bien algunos socios presentes, pues entendían que había sido elegido para cuatro años. Sendra dijo en su discurso que “un club histórico como el CF Gandia, con 65 años, no puede desaparecer”. Además, el nuevo presidente dejó bien clara una política de austeridad en su mandato. “Esto tiene que cambiar y hay que hacer presupuestos razonables. Se acabó de hacer presupuestos que después no se pueden cumplir”, argumentaba Sendra.


Sendra sólo tuvo que presentar siete firmas de socios para salir elegido máximo representante del club (Francisco Martínez Peiró –vicepresidente-, Alfredo García Puchades –tesorero-, Paco Belda –secretario-, Germán Andrés Palacio, Tono Roig del Cerro y José Pascual Cháfer, estos últimos vocales. Cabe indicar que la asamblea contó con la presencia de 66 socios con derecho a voto, a pesar de que la sala de la Casa de la Marquesa estaba llena. Al final, y con el consentimiento de la asamblea, los jugadores y el cuerpo técnico pudieron presenciar la asamblea. Este fue el motivo que provocó el retraso del comienzo de la misma, pues la junta directiva saliente no quería incurrir en ninguna ilegalidad para que la asamblea no pudiera ser impugnada.

Antes, la junta directiva saliente hizo un balance de la situación económica del club. Unas cuentas que arrojaban una deuda histórica de 2,1 millones de euros. Una cifra que no compartieron los miembros de la anterior junta directiva ni los de APLEG. Según estos últimos la cifra es muy inferior y no es tan dramática.

El presidente Sanz explicó a los socios presentes los motivos de su dimisión. Sanz vino a decir que no tuvo otra salida “puesto que desde el Ayuntamiento de Gandia nos cerraron el grifo y después de tratar de buscar posibles alternativas los resultados fueron estériles. Pensé que con mi salida era posible que alguien quisiera tomar el relevo”, argumentó Sanz. El ya ex presidente también explicó, aunque por encima, la cantidad que había acordado con el Ayuntamiento. “La cifra rondaba los 50.000 euros al mes que multiplicando por 9 pensábamos que podíamos hacer frente a la situación, aunque después hay que tener en cuenta que también tuvimos que pagar más de 100.000 euros de deudas generadas por la anterior directiva”, apuntó Sanz. Cabe indicar que ente unas cosas y otras, el Ayuntamiento, como argumentó Sanz, ha desembolsado una cifra que gira en torno a los 300.000 euros.

Tras la dimisión, el secretario del club, Borja Sempere, procedió a configurar la mesa electoral y la junta electoral, que al final estuvo presidida por el ex presidente, José Avaria, y que contó con la colaboración de los socios, Francisco Román, Ignacio Malonda y José Borrull, entre otros. Una vez constituida se procedió a la presentación de candidaturas y la de Jesús Sendra fue la única presentada, lo que le convirtió automáticamente en presidente del club, opción que permitían los estatutos.