Gandia despedirá a 60 trabajadores y subirá el IBI un 25 % por la deuda


El Impuesto de Bienes Inmuebles (IBI) de Gandia subirá en los próximos tres años un 25 %. Será por etapas, una primera del 20 % que se aplicará el año que viene y otra del 5 % para el año 2015.




 

Gandia despedirá a 60 trabajadores y subirá el IBI un 25 % por la deuda

De 55 a 65 trabajadores municipales, entre interinos, personal laboral y cargos de confianza, perderán su empleo. En los próximos diez años no se podrá incorporar nuevo personal, las bajas por enfermedad no se cubrirán y las horas extraordinarias y la productividad se reducirán al mínimo.
El impuesto sobre vehículos de tracción mecánica, otro de los grandes ingresos municipales, subirá el año que viene un 25 % y las tasas y precios públicos de la mayoría de los servicios que presta el consistorio se tendrán que incrementar paulatinamente porque deberán cubrir, al menos, el 85 % de su coste real de gestión. Todas esas medidas y muchas más figuran en el Plan de Saneamiento Económico-Financiero que hoy lunes el gobierno local de Gandia presentará a todos los partidos políticos. Lo más probable es que el jueves, coincidiendo con la huelga general convocada por los sindicatos, ese plan, que va unido al presupuesto municipal de este 2012, sea aprobado en el pleno.
El decreto del Gobierno de España que permitirá pagar 60 millones de euros en facturas pendientes, muchas de ellas sin consignación presupuestaria, unido a los cerca de 120 millones de euros reconocidos de deuda municipal de Gandia, desembocarán en subidas generalizadas de tasas e impuestos, así como en reducción de gastos en todos los departamentos. El Gobierno local argumenta que no ha tenido más remedio que asumir las consecuencias de los años de bonanza y de gastos desproporcionados con un plan que va a traer muchas protestas. Respecto al IBI, el ayuntamiento de Gandia recaudará 25 millones de euros más cada año. En gastos de personal, esta propuesta supone reducir el montante de las nóminas del ayuntamiento en otros 4,5 millones de euros anuales. El año pasado el consistorio destinó más de 26 millones de euros al pago de sueldos.
La política de reducir personal ya ha empezado. El Gobierno del alcalde Arturo Torró ha despedido en los últimos diez días a 4 trabajadores del departamento de Cultura y a una periodista, aunque también ha contratado a un jefe de Comunicación. En todos los casos se trata de personal de confianza, pero en las explicaciones dadas por la concejala de Personal, Ana Penalba, ya se dejaba entrever que este era sólo el primer paso del proceso para reducir drásticamente la plantilla de trabajadores, como ahora acaba de confirmar el Plan de Saneamiento Económico. De los cerca de sesenta trabajadores, 37 son las educadoras de la red de guarderías municipales que, como ya les anunció el alcalde, pasarían a depender de una empresa. También se plantea reducir unas 12 plazas de la Policía Local. Paralelamente, toda la plantilla dejará de percibir determinadas ayudas sociales de los convenios con gobiernos locales y los sindicatos, entre ellos el pago por hijos discapacitados.