El paro sigue subiendo en La Safor


La Safor sufre en marzo otro azote del paro y hay 372 desempleados más.




 

El paro sigue subiendo en La Safor

El desempleo sigue imparable en la comarca de la Safor. El sindicato UGT ha aportado los últimos datos del mes de marzo, los cuales siguen siendo negativos. Se ha producido un aumento en el desempleo con respecto al mes anterior de 372 personas, lo que supone un total de 19.079 parados. Esto significa que se ha producido una subida del 1,99%. Esta cifra supone un incremento superior al producido en la Comunitat Valenciana, que ha sido del 1,16%.
Desde la UGT La Safor consideran que los datos de desempleo del mes de marzo son muy negativos. Por este motivo, considera que es preciso centrar los objetivos de la política económica para recuperar los niveles de actividad y de empleo, «algo que no se alcanzará con unos Presupuestos Generales del Estado como los que ha presentado el Gobierno, donde solamente se centran en reducir el déficit público vía recorte de gastos pero, en ningún caso, la creación de empleo». Por sexos, el desempleo crece más entre los hombres (con 234 desempleados más), frente a  las nuevas 138 mujeres desempleadas. En la ciudad de Gandia se produce un incremento del número de parados del 0,85%, con 78 desempleados más, lo que supone un total de 9.230 de personas que han pasado a formar parte de las listas del Inem. Por sectores, el agrícola es el que se lleva la palma, ya que el paro ha subido en 75 personas, lo que supone un 11,98%. En el industrial se produce un aumento de 31 personas, el 1,59%; y en la construcción aumenta el desempleo en un 0,65%, lo que significa 20 desempleados más. Por último, en el sector servicios se ha registrado una subida de 250 parados, un 1,99%. En términos interanuales, el desempleo en La Safor en el último año ha aumentado en 1.272 personas, lo que supone un incremento del 7,14%. El Secretario General de UGT La Safor, Raül Roselló, propone centrar los objetivos políticos en la recuperación económica, del empleo y una mayor cohesión social, lo que permitirá también ajustar las cuentas públicas, argumentando que no se puede crecer a partir de recortes, sin un Estado de Bienestar que proteja y favorezca la cohesión social, ni desde el desequilibrio y la desigualdad.