Según STEPV, la educación no es una prioridad para el gobierno del Partido Popular


El gobierno español recorta un 22% el presupuesto y castiga a las familias con menos recursos.




 

Según STEPV, la educación no es una prioridad para el gobierno del Partido Popular

La presentación de los presupuestos generales del Estado para 2012 han supuesto la constatación que la educación no es una prioridad del gobierno. No sólo no se mejora la calidad de la enseñanza sino que peligra el mantenimiento de los niveles actuales. Los presupuestos manifiestan el desinterés por la educación de calidad para todas y todos, al introducir medidas que suponen el abandono de la extensión de la educación, tanto en la Educación Infantil como la Universidad. El recorte presupuestario supone el 21'9% (cerca de 625 millones de euros) respecto al de 2011, y elimina 10 programas de cooperación (de los 17 existentes) con las comunidades autónomas, programas destinados, en gran parte, a ayudar al alumnado con problemas económicos.

El gobierno del PP, contradiciendo su programa electoral, ha eliminado las ayudas (100 millones) a las autonomías para la creación de escuelas infantiles de 0-3 años, al elegante que esta etapa no es educativa, sino "asistencial", ignorando conscientemente que la ley en vigor considera la etapa educativa. De este modo se deja sin atender la gran demanda de escolarización para los escolares de 0-3 existente entre los padres y madres que no pueden pagar un centro privado.

La partida presupuestaria destinada a la ayuda en la compra de libros de texto disminuye en cerca del 80% y se queda en 27 millones.

Se sustituye el programa Escuela 2.0 para digitalizar las aulas y dotar de ordenadores al alumnado por otro que no implica reparto de ordenadores, y dotado con menos de la mitad de financiación: 41,5 millones en lugar de los 90 del año pasado.
Las becas reducen también la cuantía y pierden unos 166 millones de euros, hecho que afectará gravemente al alumnado universitario y, especialmente, el procedente de familias numerosas que verán como la reducción o gratuidad desaparece. Se reducen un 40% las becas Erasmus y desaparecen los quince millones de euros destinados a pagar matrículas universitarias a parados.

Se estanca la inversión en el programa PROA y en el de inmersión lingüística de alumnado y profesorado, lo cual hará que se deje sin cubrir un buen número de solicitudes de participación en estos programas.
Con estas reducciones presupuestarias, y las que estamos sufriendo en el Pais Valencià desde 2010, junto con los recortes de grupos, programas autonómicos y profesorado interino es imposible de lograr la reducción de la tasa de fracaso escolar, que está alrededor del 40%.
STEPV insta, por lo tanto, a los gobiernos estatal y autonómico a abandonar la política de recortes en educación que sólo aboca a un empeoramiento de la calidad educativa y a intensificar las movilizaciones en el Pais Valencià y a extenderlas a nivel estatal.