Un empate que al CF Gandia le sirve de bien poco


UE Sant Andreu 1 – 1 CF Gandia.




 

Un empate que al CF Gandia le sirve de bien poco

De este modo, el cuadro blanquiazul se coloca a cinco puntos de la promoción de descenso que esta semana se ha puesto un poco más lejos. Y todo ello en una semana en la que podríamos vivir la primera huelga en mucho tiempo del equipo blanquiazul. Para el martes está previsto el acto de conciliación en Valencia donde se ratificará si la huelga va adelante o si por el contrario se desconvoca. De momento, los jugadores están citados para entrenar el miércoles, en caso de que no hagan finalmente huelga.

El partido en el Narcís Sala ha tenido dos partes muy distintas. Una primera en la que al Gandia se le ha visto con las ideas muy claras y más insistente, y una segunda en la que el Sant Andreu, sabiendo también lo que se jugaba, seguir luchando por la promoción de ascenso, ha pasado a controlar la situación sin gozar de demasiadas ocasiones de peligro. El conjunto catalán de Piti Belmonte prácticamente se ha esperado al último cuarto de hora para cometer un asedio en la puerta defendida por Burguera, que tras realizar magníficas intervenciones ha visto como al final Marcos marcaba de falta a cuatro para el final.

Como decíamos ha sido el Gandia, en el minuto 23, quien ponía tierra de por medio y abría las puertas de la esperanza. A pesar del estado anímico del equipo, el cuadro de Fernández lograba adelantarse en el marcador por mediación de un golazo del canterano Mauro Melo tras engatillar en el vértice derecho del área un saque de esquina. Los gandienses gozaron de otra ocasión peligrosa, en esta ocasión por mediación de Carrillo que el portero Morales rechazaba de puños.

Así, prácticamente, se llegaba a la segunda parte. Un segundo asalto en el que cambiaba la decoración. El Sant Andreu pasaba a controlar el esférico, pero esto no se traducía en claras ocasiones de peligro. No ha sido hasta el minuto 78 cuando ha llegado el primer aviso en una triple ocasión que desmontaba San Julián sobre la misma ralla de gol, y con dos intervenciones de lujo de Burguera. El Sant Andreu veía que podía al menos empatar el partido y estiró filas. Las llegadas cada vez se producían con más peligro, pero el gol no llegó hasta el 86 y de falta directa. El delantero Marcos, que llevaba casi 100 días de sequía goleadora, marcó su primer gol de falta directa.

El Gandia terminaba el partido con un hombre menos por la expulsión con roja directa de Garrido al soltar el codo y ahí terminó prácticamente todo. Reseñar que el delantero Sergio Piñol volvió a jugar tres meses después de su lesión de rodilla. Lo hizo en la recta final del envite. Quedan tres jornadas para la conclusión de la liga y la salvación se ha puesto muy cara. El próximo fin de semana, si no hay huelga, está previsto que el Gandia reciba al Orihuela. Para antes, el sábado, el club tiene previsto salir a la calle para concienciar a la ciudadanía de la situación crítica en la que vive y con la intención de recaudar fondos para evitar que la entidad desaparezca.

FICHA TÉCNICA:

UE Sant Andreu: Morales, Rubén, Carroza, Llobet (Nakor 74′), Xavi Jiménez, Borja, Nando, Arnau (Quim Araujo 53′), Edgar, Vela (Marcos 35′) y Fran Grima.
CF Gandia: Burguera, Romera, Verdú, Berna, Garrido, Carrillo (Sergio Piñol 89′), San Julián, Kiko Alarcón, Toledo, Loren (Rafa Belda 82′) y Mauro Melo (Aicart 68′).
Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 35. El Gandia llega a este encuentro en un clima social y deportivo muy complicado.
Goles: (0-1), min. 23; Mauro Melo. (1-1), min. 86; Marcos.
Árbitro: Acosta Lorenzo del colegio tinerfeño. Mostró la amarilla a los locales Xavi Jiménez, Vela y Nando. Por el Gandia fueron amonestados Romera, Carrillo y Kiko Alarcón. El árbitro expulsó a Garrido en el 87 con roja directa por un codazo.
22.04.2012. Nunca un golazo como el que marcó Mauro Melo en el 23 de partido sirvió para tan poco. Los blanquiazules no pudieron pasar de las tablas en un partido en el que fueron por delante en el marcador durante 63 minutos. Cuando ya se saboreaba la victoria que le seguía dando vida al cuadro de Fernández, llegó el auténtico jarro de agua fría. El castigo se cebó con los blanquiazules a cuatro minutos para el final por mediación de un gol de falta directa. El empate tenía un valor muy pobre, después de conocer la victoria del Zaragoza contra el Mallorca.