SETPV denuncia sabotaje a la universidad pública


STEPV manifiesta su rechazo al Real decreto 14/2012 de “medidas urgentes de racionalización del gasto público en el ámbito educativo” que supone uno de los más graves ataques a la universidad pública.




 

SETPV denuncia sabotaje a la universidad pública

Según SETPV, el Real decreto se ha publicado sin ningún tipo de negociación ni consenso, en la línea de autoritarismo déspota que caracteriza las actuaciones de quienes nos gobiernan. El RD, además, se tiene que enmarcar dentro de la inequívoca intención del gobierno español de desmantelar el estado del bienestar.

El gobierno tratará de hacer creer que con estas medidas pretende racionalizar los recursos y aumentar la productividad de los profesores universitarios. Es falso. Las implicaciones inmediatas de la aplicación de este decreto pueden resumirse en tres puntos:

1. La subida de las tasas excluirá de la universidad muchos estudiantes que no disponen de los recursos económicos necesarios, con el agravio de la carencia de becas. Esto provocará un claro regreso al clasicismo franquista: los hijos de los ricos podrán estudiar, los de los pobres tendrán que trabajar.

2. La entrada de las empresas privadas como elementos docentes en el desarrollo de títulos oficiales, es un paso más en la privatización de la universidad española. Es evidente que esto, a medio plazo, supondrá la exclusión de más jóvenes con rentas familiares medias.

3. El despido de profesorado laboral ocasionará una pérdida de calidad en la docencia que recibe el alumnado de las universidades públicas.
Desde el STEPV consideramos que este es un decreto-ley diseñado expresamente para deteriorar el sistema universitario público.

1. Estudiaremos y presentaremos los recursos pertinentes ante los tribunales.
2. Impulsaremos acciones y movilizaciones orientadas a defender una universidad pública accesible para todo el mundo.
3. Pedimos a los equipos rectorales de las universidades públicas que no sólo se manifiestan a favor del sistema universitario público, sino que también tomen medidas valientes y contundentes para defenderlo.
4. Trabajaremos para conseguir el consenso y la unidad sindical en defensa de la universidad pública.
Es inaceptable que se desmantele la universidad pública con la excusa del ahorro económico al mismo tiempo que, por ejemplo, en el País Valencià se acaba de regalar suelo y recursos públicos a las universidades privadas.
Dedicar dinero público a la formación, a la educación y a la investigación es invertir en futuro y garantizar una sociedad más igualitaria. La universidad pública tiene que ser capaz de impartir una formación de calidad y de continuar haciendo una investigación orientada a devolver a la sociedad –en forma de avances científicos- los recursos públicos que se invierten, por el contrario, aquello que han estado haciendo nuestros gobernantes desde hace más de quince años es derrocharlos y empobrecer la sociedad. Si de verdad tienen alguna intención de racionalizar los recursos y mejorar la productividad, hay muchas áreas estrechamente relacionadas con su propia actividad política que necesitan reestructuraciones profundas y urgentes.