El PSOE se opone a la privatización del hospital de Gandia


Los socialistas aseguran que desde el gobierno autonómico del PP pretenden privatizar la gestión del hospital de Gandia.




 

El PSOE se opone a la privatización del hospital de Gandia

El PSOE de Gandia ha denunciado la intención del gobierno autonómico del PP para privatizar la gestión de la sanidad pública y que afectará al hospital de Gandia, así como otra serie de medidas que suponen un cambio en el modelo sanitario de la ciudad ducal y de toda la Comunidad Valenciana, por lo que le piden al PP local que se oponga a esto.

Por todo ello, le piden al gobierno local del PP la creación de una comisión especial para tratar todos estos temas relacionados con la Sanidad pública, que convoque al Consejo de Salud y que el Alcalde lidere ante la Conselleria, su oposición a la privatización del hospital de Gandia.

Por su parte, la concejala Socialista, Liduvina Gil, ha mostrado su rechazo al cambio de modelo sanitario propuesto por el PP autonómico, y ha advertido que este cambio ya ha fracasado en otros países como el Reino Unido.
El Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Gandia ha valorado hoy la noticia dada el pasado viernes por la Generalitat Valenciana y que supone la confirmación de los peores temores de los sindicatos y la oposición en Gandia: la privatización del futuro hospital comarcal Francesc de Borja.

La concejala Ana García ha recordado que, de hecho, el pasado viernes 20 de abril, los socialistas presentaron una moción al pleno del Ayuntamiento pidiendo a la Generalitat que garantizara la gestión pública del futuro hospital comarcal. Unas palabras que recibieron duras acusaciones por parte del portavoz del gobierno, Víctor Soler, que se confirma así como “el gran mentiroso del gobierno”.

Soler tildó los socialistas de alarmistas y garantizó que el hospital de Gandia sería público “sí o sí”. Unas palabras que sólo unos días después, el conseller Císcar ha enviado a la lista de las mentiras del PP anunciando la privatización de toda la sanidad valenciana.

Nueve días después, la situación de la sanidad ha cambiado en el territorio valenciano y en España, donde con el decreto firmado se vuelve, según García, a un “sistema de beneficencia y a un modelo injusto” donde los mayores de 26 años que no coticen “no estarán cubiertos por la sanidad pública, habrá copago sanitario, se pagará por todo y se perjudicará a enfermos crónicos”.

Los socialistas han lamentado la decisión del Consell y han acusado al PP y a Fabra de querer acabar con el modelo sanitario público y de hacer que los valencianos sean las cobayas de Rajoy, “que también quiere imponer este modelo sanitario en toda España”. Para el GMS, la decisión de privatizar la sanidad es culpa de las nefastas gestiones del PP en la Generalitat y se trata de la “mayor expropiación forzosa de un gobierno a sus ciudadanos”.

Por todo esto, García ha anunciado que los socialistas mantendrán su moción al pleno y la dejarán abierta a nuevas aportaciones. Además, le han pedido a Torró que, si sigue defendiendo y apostando por un hospital comarcal público, “lidere una oposición frontal a la decisión de la Generalitat, vote a favor de nuestra moción y le pida a su amigo Fabra que cumpla con el compromiso firmado cuando se cedieron los terrenos de forma gratuita: que el hospital sería público”.

García también ha pedido que se convoque una comisión especial de Sanidad para abordar esta cuestión y que se reúna también el Consell de Salut, presidido por la concejala del PP, Luisa Laporta.

Por su parte, Liduvina Gil ha explicado que la decisión de privatizar los hospitales valencianos perjudicará fundamentalmente a los usuarios, dado que el hecho de ceder la sanidad a empresas “hará que éstas se rijan en términos económicos y no como servicio público para conducir la gestión, reduciendo todos los gastos que puedan: medicamentos, sueldos...”.

Además, Gil ha recordado que el modelo que Fabra pretende imponer en la Comunidad Valenciana es un modelo que ya ha fracasado en otros estados europeos, como Inglaterra, y abocará a los valencianos a “sufrir los males de mezclar los intereses privados en una cuestión tan importante como es la salud, pasando de ser ciudadanos a ser clientes de una empresa”.