La Generalitat deriva el bachillerato de arte de un centro público a uno concertado de Gandia


Liduvina Gil asegura que se trata de una nueva demostración del “desmantelamiento de la educación pública en Gandia”.
Los socialistas presentarán una moción al próximo pleno para pedir que la especialidad siga en el Maria Enríquez.
Gil explica que durante la celebración del último Consell Escolar, el GMS pidió a la Conselleria más planificación para el próximo curso y votó en contra de la cesión de suelo público para un centro concertado.




 

La Generalitat deriva el bachillerato de arte de un centro público a uno concertado de Gandia

La concejala del Grupo Municipal Socialista en el Ayuntamiento de Gandia encargada en materia de Educación, Liduvina Gil, ha denunciado hoy lo que considera “un nuevo ataque a la educación pública por parte de la Generalitat”. Según ha denunciado, esta semana se ha sabido que Conselleria ha derivado el bachillerato de Artes de un centro público a un concertado en Gandia.

Gil ha explicado que, hasta ahora, esta especialidad estaba siendo impartida en el IES Maria Enriquez, pero que a partir del próximo curso lo hará en un centro concertado de Gandia. Un acto que Gil ha tildado como “otra medida del desmantelamiento de la educación pública que está llevando a cabo el PP de Fabra”.

Gil ha recordado que hace unos años se realizaron muchos esfuerzos para conseguir que el bachillerato artístico se impartiera en un centro público de la ciudad, dado que en un principio los estudiantes interesados tenían que desplazarse hasta Sueca. Ahora, con esta decisión, Gil ha denunciado que los actuales profesores se quedarán sin su plaza y tendrán que desplazarse a otros centros, un hecho que Gil ha lamentado “dado el grado de profesionalidad y reconocimiento de estos docentes”.

Según ha detallado la concejala socialista, con la inclusión de la especialidad en un centro concertado “los nuevos docentes se contratarán de forma arbitraria por parte de la empresa que gestiona el centro y serán personas que no han pasado ninguna oposición”. Por eso, los socialistas han anunciado que presentarán una moción al próximo pleno para pedir que la especialidad artística siga en un centro público como hasta ahora.

Además de esta denuncia, Gil ha explicado los temas que se trataron en el último Consell Escolar. Una reunión en la que los socialistas pusieron de manifiesto “la falta de planificación de la Conselleria de Educación a la hora de poner en marcha el inicio del próximo curso escolar”.

Gil ha criticado que, a estas alturas, no se ha dejado claro todavía si habrá un aumento de la ratio en las aulas de Gandia, siguiendo el decreto 14/2012, ni tampoco se sabe qué va a pasar en secundaria, donde se habla de ampliar las aulas hasta 36 alumnos. Para los socialistas, esta situación está provocando la angustia en los padres y las madres, que no saben qué va a pasar en los centros educativos de Gandia el próximo curso.

Por otro lado, los socialistas también apoyaron el voto en contra para negar que el Ayuntamiento de Gandia ceda suelo público para la construcción de un centro educativo concertado en la zona del final del paseo de las Germanies. En este asunto, el GMS ha mostrado siempre su rechazo, pidiendo respuestas que estén encaminadas hacia la enseñanza pública, solicitando la construcción de un nuevo instituto público y la finalización de los colegios pendientes en la ciudad.

La incógnita de las educadoras en las escoletes de verano
Liduvina Gil también ha denunciado que las escoletes de verano empiezan a funcionar rodeadas de muchas incógnitas por culpa de los cambios improvisados que el gobierno de Torró está llevando a cabo en la red de centros de educación infantil. En este sentido, Gil ha agradecido que se mantenga el servicio de escoletes de verano pero ha pedido más concreción.

En este sentido, una de las dudas es quiénes serán las educadoras que se harán cargo, porque las actuales, como no han sido subrogadas, acaban el contrato en junio. Gil ha asegurado que sería positivo que las educadoras continuaran en sus puestos de trabajo para el servicio de verano, porque uno de los aspectos positivos del servicio es que los pequeños tienen la misma educadora durante todo el año, ahorrando problemas de adaptación.