Las actuaciones policiales por molestias de prostitución en Gandia aumentan un 25%


Gandia refuerza la presión policial para que las prostitutas ejerzan fuera del casco urbano y minimizar así las quejas ciudadanas.




 

Las actuaciones policiales por molestias de prostitución en Gandia aumentan un 25%

Las actuaciones policiales para frenar las molestias de los vecinos por actos de prostitución en Gandia se han incrementado un 25% en el primer cuatrimestre de 2012 respecto al mismo periodo de 2011. Gandia refuerza así la presión policial para que las prostitutas ejerzan fuera del casco urbano y minimizar así las quejas ciudadanas. En los primeros cuatro meses de 2011 fueron 38 las actuaciones policiales, mientras que en lo que llevamos de 2012 han sido 51 y prácticamente la totalidad de ellas se concentra en el barrio del Raval casi en la salida de Gandia.

En concreto, en las calles Villalonga, Sant Enric y Camí Vell de Oliva, principalmente. La presión policial ha hecho que las prostitutas se desplacen en los últimos meses a la entrada del polígono Benieto, de manera que no irrumpan en zona residencial.

Esta situación dista mucho de la que se vivía en Gandia hace unos años, según explican desde la Policía Local, cuando había más focos en zonas como la cercana al centro comercial La Vital o incluso en los alrededores de la estación RENFE.

Las actuaciones policiales comienzan una vez los vecinos detectan molestias por ruido, ya que se daban casos en los que oían gritos por la calle a altas horas de la madrugada. Ahora, una vez la patrulla detecta dónde hay sospecha de que se está ejerciendo la prostitución, los agentes denuncian a los clientes, a quienes piden la identificación. La prostitución en Gandia se ha reducido considerablemente durante los últimos meses. Cabe destacar la labor de los agentes en cuanto a la identificación y el seguimiento de las furgonetas que traen a las chicas. Según la Policía Local, ahora queda una treintena de chicas, y la mayoría son de la ciudad y alrededores, ya hay pocas extranjeras.

En el caso de molestias vecinales cuando la prostitución se ejerce en viviendas, en los últimos meses ha habido 5 actuaciones: en las calles Sant Pere, Abad Sola y Cullera y 2 en el barrio de Corea.