El Consell acabará el hospital de Gandia con los 5 millones que cobrará por privatizarlo


Pese a que en los últimos meses se ha insistido en que los trabajos no habían aminorado el ritmo, ayer se indicó que las obras necesitan el «impulso económico» procedente de la privatización.




 

El Consell acabará el hospital de Gandia con los 5 millones que cobrará por privatizarlo

Las obras del hospital comarcal que se está construyendo en Gandia están paralizadas y no se retomarán hasta que el Consell ingrese los casi 5 millones de euros previstos por la privatización de los servicios no sanitarios en el área de salud de la Safor.

Pese a que en los últimos meses se ha insistido en que los trabajos no habían aminorado el ritmo, ayer se indicó que las obras necesitan el «impulso económico» procedente de la privatización ante la falta de liquidez que arrastra la Conselleria de Sanitat. La Generalitat prevé ingresar 180 millones de euros por ceder la gestión no sanitaria de las 18 áreas de la Comunitat y de esta cantidad, a la Safor le corresponderán entre casi 5 millones de euros.

Este dinero se invertirá en rematar el edificio de Gandia. El recinto está levantado, pero desde hace meses se observa una parálisis que hace aventurar un retraso en su inauguración. La previsión del Gobierno valenciano es que el centro esté acabado a finales de este año y a partir de ahí trasladar consultas. Pero todo esto dependerá de que el Consell reciba las cantidades previstas por la cesión de servicios. Se pretende aprovechar el adelanto del canon del nuevo gestor y así reactivar las obras del nuevo hospital y facilitar su finalización. El objetivo de la Conselleria es externalizar todos los trabajos que se desarrollan en los centros sanitarios, pero que no son de atención sanitaria, mediante la privatización de las cocinas de los centros, la lavandería o la adquisición de material o fármacos. Si estas medidas se ponen en marcha en breve afectarán al hospital Francisco de Borja y después se seguirán aplicando al nuevo hospital comarcal. Para ello, el Consell debe fijar un precio por habitante y abonarlo a una gran empresa por los servicios. Esta concesionaria se encargará de lavar la ropa, cocinar, comprar medicamentos o utensilios, como tijeras, sondas o gasas. La mercantil que se haga con este servicio tendrá que jugar con el cupo que le entregue Sanidad para poder obtener beneficios. Por ello, estará obligada a negociar con otras suministradoras para adquirir los productos o servicios a menor coste y lograr así las ganancias. Desde el gobierno de Gandia, la concejala de Sanidad, Luisa Laporta, dijo que el Consell está a la espera de ingresar los 180 millones y no sabe qué cantidad corresponderá al hospital de Gandia. Además, recordó que el sistema previsto es el de gerencia compartida, por lo que habrá un responsable de los servicios privatizados y otro del área de salud, como hasta ahora, con el fin de obtener el mejor resultado de los servicios que se presten.