Gandia pagará 1,67 millones al urbanizador de Sanxo Llop para que no paralice las obras


Si no se paga esta deuda, tampoco el agente urbanizador podrá pagar a la UTE de Sanxo Llop, formada por las constructoras Castelló-Simó y Comsa.




 

Gandia pagará 1,67 millones al urbanizador de Sanxo Llop para que no paralice las obras

El Ayuntamiento de Gandia a través de la empresa Iniciatives Públiques tiene que pagar 1,6 millones de euros a la empresa que se encarga de la urbanización del sector de Sanxo Llop, donde se está construyendo el nuevo hospital comarcal y el acceso sur al puerto, para que no se paralicen las obras.

El montante corresponde a la deuda que arrastra la empresa pública desde la legislatura pasada, cerca de 1,3 millones de euros, a los que se suman los intereses que Gandia tendrá que abonar cada año y que suponen 289.200 euros más, lo que hace un total de 1,6 millones de euros.

El Consejo de Administración de Iniciatives Públiques, que se reunió ayer para firmar el convenio con la urbanizadora, impuso que el pago se realizará a 7 años. Desde el gobierno atañen esta deuda a la «mala gestión» del anterior gobierno y del exalcalde José Manuel Orengo, ya que fue él quien estableció que a Iniciatives Públiques le correspondía el 51% del proyecto de urbanización de Sanxo Llop, mientras que el 49% restante pertenece al agente urbanizador, Aprusa.

En referencia al primer convenio firmado en 2009 entre Iniciatives Públiques y la mercantil por el cual el Ayuntamiento compró al agente urbanizador el 51% de los terrenos de la zona de Sanxo Llop, el consejero delegado de asuntos de alcaldía, Javier Reig, explicó que en su momento votaron en contra, pero ahora no tienen más remedio que solucionar este problema ellos.

Si no se paga esta deuda, tampoco el agente urbanizador podrá pagar a la UTE de Sanxo Llop, formada por las constructoras Castelló-Simó y Comsa, a la que también le debe cierta cantidad, y las obras se paralizarían. En el consejo el representante de Iniciatives Públiques por parte del BLOC, Josep Miquel Moya, votó en contra para ser coherente con el voto de su grupo en la anterior legislatura, cuando ya rechazaron que el Ayuntamiento comprara el 51% del sector.