Taller de Tango terapéutico en la playa de Gandia


La profesora de tango Viviana Bugni impartirá un taller de tango durante este verano bajo el título 'Tango Milonguero'. El curso arranca este jueves 7 de junio a las 21 horas en la calle Formentera número 7 de la playa de Gandia y abordará la técnica del abrazo y el tango milonguero.




 

Taller de Tango terapéutico en la playa de Gandia

Bugni cuenta con una experiencia de ocho años y domina todas las técnicas. De hecho, se ha formado en Argentina en la Escuela Nacional de Tango Argentino.

La profesora abordará los beneficios de esta danza que, según diferentes estudios realizados por médicos, psicólogos, deportólogos y artistas, mejora mucho la salud y desde el punto de vista físico se considera como un saludable deporte que armoniza el cuerpo y ayuda en la vida de relación, el bienestar psíquico y la seguridad en uno mismo.

Además, este baile ayuda a tener unas piernas elásticas, veloces. Los tobillos y las pantorrillas están tonificados y los brazos, los hombros y la espalda, firmes. Se afina la cintura, por el trabajo de la cadera y el aparato circulatorio y el corazón funcionan mejor.

Entre los maestros que han formado a Bugni se encuentran las figuras del tango más relevantes de los últimos años como Jorge Firpo, director de la Escuela de Tango de Buenos Aires, ubicada en el Centro Jorge Luis Borges; Gabriela Elías o Matías Lorca, subcampeón internacional de Tango en 2003 en el certamen de Corea. Las personas que quieran asistir pueden directamente o llamar al 659 343 848.

Investigaciones neurobiológicas han demostrado que el ritmo del tango produce un aumento de la actividad electro encefálica en el área de la corteza motora de una persona. La psiconeuroinmunología ha demostrado cómo se transforman las emociones en sustancias químicas que influyen en el sistema inmunitario y otros mecanismos de curación del cuerpo.

Finalmente, el tango desarrolla capacidades personales, como la concentración, la improvisación, la sensibilidad, la creatividad, la capacidad de reacción y la relación social. También ayuda a desarrollar aspectos comunicativos como son el interés y la entrega, la responsabilidad, la confianza propia y en los demás, la motivación y capacidad de disfrute, la actitud activa, los criterios propios y la valoración constructiva de los demás.