Gandia suspende las nuevas licencias para pubs en el Raval-Prado y recinto ferial


El Ayuntamiento de Gandia amplía la suspensión cautelar de apertura de nuevos locales de ocio por un año a la zona Benicanena.




 

Gandia suspende las nuevas licencias para pubs en el Raval-Prado y recinto ferial

Esta medida ya se anunció hace un mes y se aplicaba a los barrios de Raval, Prado y Sant Enric. Ahora el área de actuación se amplía a las calles Ferrocarril d'Alcoi, Benicanena y Sant Vicent, entre otras. Así, la zona en la que se suspenderá las nuevas licencias se concentra en el espacio limitado por la avenida del Raval, la calle Ferrocarril d'Alcoi, el Paseo Germanías y el río Serpis, y ahora se le suma la zona de la otra parte del río que incluye las calles Sant Enric, Oliva, Villalonga y el parque Ausiàs March.

Esta delimitación se centra en locales de ocio tales como salas de fiesta, discotecas, salas de baile, pubs y karaokes y locales de exhibiciones especiales. La suspensión surge como solución temporal a las numerosas quejas de los vecinos que viven junto a los pubs y discotecas de estas zonas de la ciudad donde se concentran un mayor número de locales de ocio. De hecho, en los últimos meses son muchos los vecinos que han manifestado su malestar por la proliferación de locales.

El portavoz de gobierno, Víctor Soler, insistió en que se trata de paralizar la concesión de nuevas licencias como una primera media para frenar las quejas vecinales y con el objetivo de planificar y estudiar nuevas soluciones que permitan compaginar ocio y descanso en el centro de Gandia.

Soler lamenta que han heredado una gran falta de planificación por parte del gobierno anterior, que no supo compatibilizar descanso y ocio.

Por otra parte, el gobierno estudiará que esta medida que se mantendrá durante un año, se pueda reducir a seis meses para no frenar la creación de oportunidades de autónomos y pequeñas empresas que quieran abrir nuevos negocios, especialmente en estos tiempos de crisis.

Hace unos meses, los vecinos de las calles Sant Enric y Oliva, entre el río Serpis y el polígono Benieto, se quejaban de las molestias de los pubs y discotecas de la zona por el ruido y los daños que causaban algunos jóvenes al salir de los locales, ya que se habían dado casos en los que tiraban piedras, y vomitaban y orinaban en los portales.

Los residentes de esta zona reclamaron más presencia policial y la revisión de las licencias a los locales. La denuncia vecinal fue secundada por el BLOC, a quien el gobierno otorgó ciertas competencias para estudiar el asunto. En este sentido, el portavoz del grupo nacionalista, Josep Miquel Moya, señaló que el tema de la presencia policial es independiente de las cuestiones de legalidad. En este sentido, señaló que su grupo está a la espera de la publicación de la normativa de nuevas licencias que anunció ayer el gobierno municipal.