Fuster responde con contundencia a las críticas del Conseller García Antón


El alcalde de Oliva no ha dejado pasar la oportunidad de responder con contundencia a las críticas y opiniones que realizó el Conseller García Antón con respecto a dos temas de vital importancia para Oliva como son el Tren y el Centro Ecuménico




 

 Fuster  ha querido recordarle al Conseller que con respecto al Centro Ecuménico, los plazos para la construcción del Centro han sido más que sobrepasados, ya que del periodo inicial de tres años para la construcción que se recoge en la escritura y documento de cesión, se han sobrepasado los siete años sin que se haya concluido ni la estructura .

El alcalde de Oliva ha querido informar a García Antón, que la Generalitat estaba presente en la cesión de los terrenos y era conocedora de la cláusula de recesión de los mismos. Así mismo ha recordado las importantes reuniones mantenidas durante los últimos tres años con la intención de desbloquear el proyecto por entender que es importante para la ciudad, desbloqueo que no se ha podido hacer efectivo. Además recordaba que al menos en dos de las tres últimas reuniones estaba el Arzobispo de Valencia Agustín García Gascó, por lo que le ha recomendado al Conseller “pregúntele a él que es lo que opina del Centro Ecuménico”. Para finalizar, Fuster ha vuelto a ser contundente al decirle a García Antón que cuando llegue su momento, “haremos públicos los detalles de estas reuniones, detalles que ahora callamos por respeto y prudencia”

En cuanto al tema del tren Gandia-Dènia, el alcalde ha calificado las declaraciones del Conseller como inadmisibles, desproporcionadas y fuera de lugar como uno de los máximos responsables de la Generalitat. Fuster recordaba que ya en 1999 el tren se daba como real. En todas las visitas realizadas durante los últimos años, se ha dado ya como una realidad las obras. Incluso cuando en la pasada legislatura el PP gobernaba las tres administraciones. Ahora, y tras tantos años de retraso, Fuster asegura que se alegra de que García Antón anuncie negociaciones para que la Generalitat asuma las obras de construcción, pero lo que asegura no es admisibles es “que se nos utilice de moneda de cambio”. Lo que Oliva quiere es que las obras se empiecen ya sin más dilación.