Cada adjudicatario de los chiringuitos pagará a Gandia un mínimo de 22.000 euros anuales


Un mínimo de 22.000 euros anuales. Esta es la cantidad que deberá abonar al Ayuntamiento cada adjudicatario por la explotación de los nuevos chiringuitos de 150 metros que en estos momentos se están instalando en la arena de la playa de Gandia.




 

Cada adjudicatario de los chiringuitos pagará a Gandia un mínimo de 22.000 euros anuales

Según fuentes municipales, la cuantía total es menor que la que se gastaba el anterior concesionario.
El pliego de condiciones ya está expuesto en la página web del Consistorio con la finalidad de informar a aquellos que deseen optar a regentar los quioscos. Los cuatro chiringuitos restantes se instalarán a partir de la temporada 2013 y la concesión es de quince años.
Ahora bien, la autorización actual para la explotación de ocho chiringuitos con aseo será hasta el día 31 de diciembre. Por este motivo, dado que la vigencia de dicho permiso no coincide con el año natural, el adjudicatario deberá satisfacer este año la parte proporcional de los 22.000 euros a la duración de la autorización.
Paralelamente, el proyecto de los doce chiringuitos, que ya se ha publicado en el Boletín Oficial de la Provincia, se encuentra en periodo de alegaciones. Cabe recordar que Costas otorgó un permiso especial para que se pudieran ir instalando ocho casetas debido a la inminente temporada estival.
El canon mínimo que ha de pagar la persona que quiera optar a la subasta de los quioscos es de 12.000 euros, no obstante quien más puje más probabilidades tendrá de quedarse con un chiringuito.
A esta cifra hay que añadir 3.655 euros por el mantenimiento de las instalaciones de cada unidad; 2.284 euros por el de las instalaciones comunes; 3.416, por mantener las infraestructuras comunes a todos los quioscos; y 984 euros, por el canon que recogerá el Consistorio de Gandia para la Demarcación de Costas. Todo ello suma alrededor de 22.000 euros.
El pliego de condiciones no sólo hace referencia al tema económico sino que también dedica una cláusula a los horarios. Los quioscos estarán abiertos de forma obligatoria durante la temporada estival todos los días de la semana salvo aquellos en que razones climatológicas impidan su apertura.

Se establece un horario mínimo de diez horas ininterrumpidas. De 9.30 a 19.30 horas, pudiendo permanecer abiertos hasta la 1.30 horas de la madrugada.
Desde el 1 de octubre hasta el 31 de diciembre de 2012, la apertura será libre aunque no podrá superar el horario estipulado anteriormente. Según indicó Javier Reig, se podrá conceder un horario especial de apertura en función de determinados eventos que se puedan producir en la zona de arena de la playa (verbenas populares, conciertos...). Eso sí, siempre que haya una autorización del Ayuntamiento.