La piscina de Tavernes de la Valldigna abrirá en octubre tras un año bloqueada por falta de liquidez


La piscina cubierta de Tavernes de la Valldigna abrirá sus puertas tras el puente del mes de octubre. Esa es la intención de la empresa responsable de la construcción y gestión de esta infraestructura, Metroval Acua.




 

La piscina de Tavernes de la Valldigna abrirá en octubre tras un año bloqueada por falta de liquidez

Desde hace más de un año, la piscina esta prácticamente acabada. Sin embargo, la falta de liquidez de la promotora motivó que se presentase un concurso de acreedores de las obras de la piscina. Esta circunstancia supuso una paralización del proyecto durante aproximadamente un año.
El agente concursal propuso un plan de viabilidad. Ayer, 10 de julio, acababa el plazo para que los proveedores pudiesen sumarse a este concurso.
Al parecer, más del 56% de los acreedores han firmado las condiciones del concurso, con lo que se supera el 51% que marca la ley. Esto significa que la piscina cubierta podrá abrir al público. Tras la firma del concurso de acreedores se abre el plazo de diez días hábiles para que se puedan presentar impugnaciones.
Posteriormente comenzarán a tramitarse las licencias necesarias para iniciar la apertura de las instalaciones. Al ser agosto un mes prácticamente inhábil para la Administración, los trámites se podrían dilatar, pero la intención de los promotores es poder abrir a partir de mediados de octubre.
A las obras de la piscina tan sólo le faltan unos pequeños remates de pintura y colocar una marquesina. El concurso de acreedores proponía una quita del 50% de la deuda a los proveedores, la cual asciende a 700.000 euros, y el pago del resto a partir del segundo año de actividad de la piscina.
La mayor parte de los proveedores se sumaron a esta propuesta para evitar la liquidación de la mercantil y permitir la apertura del complejo acuático.
Entre los adheridos al concurso se encuentra el Consistorio, que en el pleno de julio anunció que se sumaría a esta causa. La piscina cubierta cuenta con cuatro salas de gimnasio, cuatro pistas exteriores de padel, una piscina de 25 metros, una de chapoteo y un spa. Además de sauna, vestuarios, gradas y una cafetería.
Todo el complejo dispone de primeras calidades en los materiales y está dotado de un sistema de eficiencia energética que permitirá maximizar la luz solar para climatizar las instalaciones.
Con la aprobación del concurso de acreedores se abre la esperanza a que la piscina sea inaugurada y se cumpla una reivindicación de la población de Tavernes.
No hay una fecha marcada para la inauguración, ya que ahora depende de las autorizaciones y los plazos que marque la Administración, pero en tres meses podría estar funcionando este complejo deportivo situado junto al polideportivo municipal.
La piscina será gestionada por esta mercantil durante 40 años. A cambio, la empresa se hacía cargo de la mitad de las obras, mientras que el Consistorio pagaba la otra mitad que estaba fijada en unos 1'4 millones de euros.
Durante las obras la promotora dispuso de una página web para formalizar preinscripciones para las actividades de la piscina y llegaron a registrarse más de mil entradas. A lo largo del último año, el Ayuntamiento ha preferido esperar a ver si finalmente el concurso de acreedores emitía la viabilidad del proyecto. Existía la posibilidad de que el Consistorio abonase la mitad de las obras del recinto deportivo a la promotora y realizase la gestión directa del servicio. Esta opción no se produjo y la viabilidad propuesta por el agente concursal ha sido aceptada por el juez con el apoyo de los proveedores.