La oposición de Gandia arremete contra la privatización de les escoletes


El tema de les escoletes ha generado numerosas respuestas del lado de los partidos de la oposición, concretamente PSOE y BLOC/Compromís, y también por parte del sindicato UGT. En general, los representantes que han accedido a exteriorizar sus opiniones han hablado de sentimientos de “decepción”, “engaño” y “excusas”; y han vuelto a poner en entredicho la fiabilidad del actual gobierno popular.




 

La oposición de Gandia arremete contra la privatización de les escoletes

Liduvina Gil, del Grupo Socialista Municipal, afirmó que el alcalde de Gandía se ha dedicado a “engañar a los ciudadanos”, y a “eliminar todo aquello que construyó el PSOE”, con lo que muchos ciudadanos estaban satisfechos.

En sus declaraciones, Liduvina Gil también quiso romper una lanza en favor de las trabajadoras que han sido, según ella, “difamadas” e “injustamente despedidas”. Remarcó que, desde el PSOE, se consideraba una vez más que el gobierno no cumple con su palabra.


Por su parte, Josep Miquel Moya, de BLOC/Compromís, se limitó a expresar su profunda decepción por la resolución final del tema de les escoletes. Moya opinó que esgrimir las alegaciones como motivo de peso no es más que “una excusa peregrina”, y también mencionó que las trabajadoras estaban siendo utilizadas como un pretexto.

Moya se lamentó del enorme paso atrás que esta iniciativa supone en la calidad de la educación pública gandiense.


UGT tampoco quiso dejar pasar la oportunidad de emitir un comunicado sobre la decisión final de la privatización de les escoletes. Andrés Bertó, el Secretario General del sindicato, comentó que reprobaba la acción llevada a cabo por el gobierno y confesó sentirse confuso “al no saber qué es lo que intenta el gobierno”.

Sin embargo, UGT dio un paso más con respecto a los manifiestos de los partidos de la oposición, porque Andrés Bertó se mostró abierto a negociar con el gobierno sobre las alegaciones siempre que se revisen las condiciones de despido de las trabajadoras.

Bertó respondió a las palabras del portavoz popular, Víctor Soler, afirmando que las alegaciones “no son trabas” que se ponen al proceso de apertura de les escoletes, sino que se trata de “un derecho” para poder recurrir legalmente a situaciones de injusticia laboral.