La oposición de Gandia critica los recientes ajustes anunciados por el gobierno central


PSPV, Verds, Bloc-Compromís y el sindicato UGT coinciden en valorar muy negativamente esta medida impulsada por el gobierno de Mariano Rajoy.




 

La oposición de Gandia critica los recientes ajustes anunciados por el gobierno central

José Manuel Orengo, del Grupo Municipal Socialista, ha querido hacer hincapié en el peligro al que se enfrenta el sector de servicios y comercio, donde muchos funcionarios ahora verán su futuro “de manera incierta”, cosa que puede desembocar en una grave caída del consumo. Orengo ha afirmado que Gandía se verá plenamente afectada, al ser una ciudad de servicios.

Sobre la cuestión de la reducción de los funcionarios, Orengo ha dicho que le parece “el colmo” el hecho de que se intente culpabilizar a los trabajadores de la administración.

Ha concluido Orengo diciendo que, en conjunto, aquellos que pueden consumir lo siguen haciendo, pero que la mayoría de la gente se encuentra en una situación más difícil que antes.

Joan Francesc Peris, de los Verdes de la ciudad ducal, comunicó que estas nuevas medidas suponen un giro negativo para la economía del municipio.

Peris se lamentó de que los sectores de comercio y hostelería, de los que tanto depende Gandia sobre todo durante el verano, se verían gravemente afectados. También comentó que la pérdida de poder adquisitivo de los funcionarios podría afectar, a la larga, al aumento del paro.

El portavoz ecologista remarcó el hecho de que la subida del IVA en plena campaña turística afectaría duramente a todo el panorama industrial y comercial. Afirmó que hay que “alzar la voz” contra los ajustes porque, según sus palabras, estas soluciones en realidad supondrán más problemas.

Josep Miquel Moya, concejal del Bloc, también se pronunciaba respecto a los recortes y los tachaba de “impresentables”, a la vez que pedía que se le exigiera más a las clases privilegiadas de la sociedad.

Moya, indicaba también que más ayudas y menos amnistías fiscales.

Por último, en lo que se refiere a este tema, Raül Rosselló, secretario comarcal de UGT ha tachado esta medida de demagógica pues no se tiene en cuenta el esfuerzo personal de los ayuntamientos pequeños en los que mucha gente está de manera altruista. Añade que esta medida culpabiliza cruelmente a la clase política y que esta importante decisión debería haber comportado diálogo entre las partes implicadas.

Sostiene que Mariano Rajoy está llevando a cabo un programa electoral completamente distinto al que prometió.