Polémica inauguración de la Universitat d’Estiu de Gandia


Cumple XXIX años de vida y afronta esta edición con una temática más que atractiva bajo el lema de “Una mar mentida i certa, cinema i conèixement” y con 22 cursos, mesas redondas, talleres, actividades abiertas, etc.




 

Este año la matrícula ha descendido de forma considerable ya que para la primera semana se han confirmado algo más de 600 alumnos y ello es consecuencia por un lado de la crisis general y por otro por la afección del Plan de Bolonia y los cambios en el calendario lectivo. A pesar de ello, desde la organización se muestran satisfechos por la respuesta del público y los alumnos.
Eso sí, esta edición de la UEG no se va a recordar por ninguna de las cuestiones anteriores, sino porque es la primera vez en su historia en que no se ha podido llevar a cabo la inauguración oficial ya que los sindicatos, educadoras de les escoletes, 15 M y miembros de la oposición impidieron los discursos de los representantes institucionales con silbatos y gritos y esgrimiendo pancartas y banderas sindicales. La manifestación respondía a la convocatoria realizada por UGT y las trabajadoras de les escoletes y en principio era para protestar por la privatización de las mismas, pero se unieron más grupos que aprovecharon para protestar por los recortes anunciados la pasada semana por el gobierno.
Esta protesta y la actitud de los grupos de la oposición que abandonaron o no llegaron a ocupar sus asientos como autoridades generaron no solo las críticas del gobierno local, sino que además se hiciera un comunicado institucional para lamentar los hechos, sobre todo porque se acalló la voz de la institución y porque se podría haber realizado la crítica y pitada igual pero permitiendo posteriormente que las instituciones tomaran la palabra.  Esta declaración quiso ser respondida por los grupos de la oposición para asegurar que estaban con los manifestantes en defensa de un sistema público y de bienestar, pero se les negó la utilización del gabinete de prensa por parte del gobierno local, lo que ha hecho que ambos grupos califiquen la actitud del alcalde de prepotente y censora.
La polémica se ha reproducido durante toda la semana en diferentes ocasiones, pero a pesar del cruce de graves acusaciones entre gobierno y oposición, afortunadamente, la UEG ha seguido con normalidad y espera poder seguir en próximas ediciones con mayor normalidad.