Villalonga obligada a readmitir a 2 trabajadores despedidos por el alcalde


El Ayuntamiento de Villalonga tendrá que readmitir a dos trabajadoras que despidió en el pasado mes de diciembre, en el marco de los ajustes aprobados por el Gobierno local ante la delicada situación económica que atraviesa el ayuntamiento.




 

Villalonga obligada a readmitir a 2 trabajadores despedidos por el alcalde

Una sentencia de un juzgado de Valencia declara ahora nulos ambos despidos, en una decisión que ha ocasionado perplejidad en el Gobierno local por cuanto dicta que en la decisión primaron criterios políticos.
Uno de los despidos era el de la trabajadora que se encargaba por las tardes del Punto de Atención Continuada del Centro de Salud, cerrado un par de meses antes por la Conselleria de Sanidad. La otra, una educadora de la Escoleta Municipal "La Finestra". Ambas fueron despedidas el 23 de diciembre de 2011. En los "hechos probados" de la sentencia, la jueza establece que la empleada del centro de salud fue despedida "al ser suprimido a partir del 1 de noviembre de 2011 el servicio del Punto de Atención Continuada" y, por tanto, "no tener asignada tarea alguna, ni haber podido ser recolocada la actora, además de suponer la amortización de su puesto de trabajo una reducción en el gasto corriente del ayuntamiento en beneficio del interés general". En cuanto a la educadora de la guardería municipal, también recoge la sentencia que el ayuntamiento prescindió de ella al estar la plantilla de la escoleta "sobredimensionada en relación a los alumnos matriculados y a los ratios fijados por la autoridad educativa, al contar con siete trabajadores a jornada completa a tiempo parcial para atender a 54 alumnos, de los que 22 sólo asisten hasta las 12.30 horas".Pese a ello, la sentencia condena al ayuntamiento a readmitirlas al considerar que sus despidos fueron decretados por el alcalde, Enric Llorca (PSPV), por el hecho de que ambas eran "afines al PP". En este sentido, el fallo establece que los despidos se produjeron "con vulneración de derechos fundamentales por ideología política". De hecho, la jueza declara también probado que el ayuntamiento ha despedido también, desde que gobierna el PSPV, a otras tres personas, "todos ellos afines al PP".
El alcalde Enric Llorca, negó cualquier motivación política en los despidos anulados, así como algunos de los extremos contenidos en un fallo judicial que dijo acatar, pero no compartir.