Manolo Vidal difunde una crítica escrita hacia el Tripartito de Tavernes de la Valldigna


El cabeza del PP de la localidad vallera ha acusado al grupo de gobierno de una mala gestión durante el último año, desde que ganara las elecciones municipales. Reproducimos a continuación el texto íntegro redactado por el ex-alcalde de Tavernes.




 

Manolo Vidal difunde una crítica escrita hacia el Tripartito de Tavernes de la Valldigna

"Hemos cumplido más de un año de gobierno del Tripartito en Tavernes y el análisis que se puede hacer del gobierno del señor Juan no es positivo. Ha sido un año marcado por las polémicas ocasionadas por el propio ejecutivo y su disparidad entre lo que se dice y lo que realmente se hace. El gobierno de Juan empezó mal, con lágrimas de la persona que le dio la alcaldía reconociendo que había recibido amenazas incluido desde su propio partido. Ante esta confesión, el Tripartito permaneció pasivo aferrándose en el poder sin querer aclarar qué había pasado ante las coacciones a una regidora de Tavernes.
Han seguido después meses de controversias ocasionadas por la mala gestión del Tripartito. El verano de 2011 nos dejó polémicas como los malos olores en la playa ocasionados por los despojos sacados de la Séquia Mare y dejadas a pocos metros de la costa. La acumulación temeraria de grandes cantidades de leña durante días en la zona de la Torre de Guaita pudiendo ocasionar un incendio de grandes proporciones.
Otra gran polémica se generó con los impedimentos a que se instalara la plaza de toros en las fiestas de Tavernes. La presión popular hizo recular al Tripartito y pocos días antes de fiestas se anunciaban los Bous al Carrer ante el descontento que había mostrado el vecindario. Siguieron los actos en la programación de fiestas en que, con el dinero de todos, se promocionaba la burla a sectores de la ciudad.
Después hemos visto una gran cantidad de decisiones que han tratado de pasar un rodillo para eliminar todos los proyectos positivos para Tavernes y que partían del PP. Es el caso de la supresión del Punto de Encuentro Joven, la decisión de abandonar el proyecto de l’Escoleta de la Playa teniendo ya el edificio construido, la dejación de los locales para Cáritas y Cruz Roja, la ralentización de las obras del Parque del Cantalot o el olvido del Viver de empresas que es una gran ayuda para los emprendedores.
Hemos asistido a la aprobación de un Plan de Ajustes innecesario con errores en el recuento de los ingresos por el incremento del impuesto de la contribución. Este plan no contemplaba los 26 millones de euros más que el ayuntamiento recaudará en los próximos años por la subida de la Ibi. Este error no reconocido, y que con el tiempo se verá, ha significado un exagerado recorte en las subvenciones a las entidades sociales de Tascas por parte del gobierno de Juan. Sin ningún criterio se ha ahogado a clubes y asociaciones.
Con la mala excusa que no hay dinero, Juan y sus camaradas se han limitado a recortar donde han querido, mientras que han aumentado el gasto municipal en los aspectos que más atendían a sus intereses personales y no a los de Tavernes. Así han creado una plaza de cabeza de protocolo y gabinete de prensa, han promovido, de forma ilegal, el cambio del responsable de la Policía Local y el encargado de FCC colocando a gente relacionada claramente con el BLOC.
Han tenido dinero para hacer el Festivern, actas claramente nacionalistas y aquello que ideológicamente los ha interesado. Mientras privaban de ayudas a las entidades locales. Se han eliminado ayudas a seis clubes de la ciudad, a la recuperación del patrimonio municipal o entidades tan importantes para la agricultura como el Sindicato de Riegos. Han desmantelado el Parc dels Vents, para el que sí que ha habido presupuesto y su nefasta gestión nos ha privado de tener talleres ocupacionales o mantener los ciclos de nocturno.
Los regidores del Tripartito han hecho de su dedicación al ayuntamiento una especie de saque a medida en el que han prevalecido sus intereses personales antes de que el bien de la ciudad. Los ediles con dedicación se han rebajado sólo un 5% su salario mientras que en la campaña electoral prometieron una bajada del 20%. En menos de un año ha habido cambios sustanciales en la dedicación de los regidores en el gobierno. El propio alcalde empezó con media dedicación en el ayuntamiento, dejando la gestión municipal en a un segundo plan frente a la prioridad que ha dado a su vida privada. Ser alcalde o regidor parece más una afición que una responsabilidad. Ahora se ha dado cuenta del que ya le advertía el PP y a partir de septiembre, tendrá dedicación completa. El Sr. Jordi Juan además del sueldo que pregona, cobra de la mancomunidad de la Valldigna la cantidad mensual de 600 euros, por lo tanto, cobra el Sr. Juan casi 3.000 euros limpios al mes.
Han acusado al PP de generar déficit, cuando se ha visto que dinero realmente hay para lo que se quiere. Como ejemplo podemos ver los Bous al Carrer, la cabalgata de reyes, el nuevo rocódromo, el Festivern o la colocación de columpios en una plaza en qué familiares de un regidor tienen intereses. Se ha vuelto el préstamo que pidió el consistorio para expropiar los terrenos de la futura depuradora que permitirá el crecimiento de Tavernes. Esto ha demostrado que el déficit anunciado por el Tripartito no era tal y que había dinero en efectivo. Además se ha ralentizado el proyecto de la depuradora que es vital para el futuro.
El Tripatito ha dado muchas muestras de improvisación e inmadurez política y ha generado descontento. Desmereció el respecto a nuestros difuntos dejando en el Polígon el Golf los restos de los despojos del cementerio. A esto hay que sumar el desencanto  con el Mercado Municipal y los vendedores del mercado ambulante semanal o la supresión de los ciclos formativos de nocturno que el ejecutivo del señor Juan no supo gestionar porque no se desviaron en Gandia. El Tripartito ha vivido de la renta dejada por el PP, de los proyectos que tenía empezados la anterior legislatura como los campos de césped artificial, las obras de la Avenida de Marina, la escoleta nueva de la ciudad, la recuperación del Molí Vell del Pla o de la Ermita de Sant Llorenç etcétera, mientras que la formación del Tripartito ha significado una frenada a las ayudas y subvenciones. En otros municipios también gobernados por el BLOC habrá ayudas, por ejemplo Xeresa donde se subvenciona un campo de césped artificial, mientras que el señor Juan no ha sabido gestionarlas y ha sido incapaz de hacer llegar a Tavernes inversiones. El gobierno del Tripartito empezó con lágrimas y todavía sigue igual. Sólo hay que comparar todo lo que se hizo en la anterior legislatura y lo que se ha avanzado este. Se afirmaba que no hay dinero pero sí que lo ha habido para el que ha interesado y ha tenido un claro trasfondo nacionalista."