Gandia exige que los chiringuitos puedan ubicar hamacas en la arena


El ejecutivo reclamará a la Demarcación de Costas que dé a la ciudad el mismo trato que reciben otras localidades.




 

Gandia exige que los chiringuitos puedan ubicar hamacas en la arena

El gobierno de Gandia tiene muy claro qué quiere en la arena de la playa: chiringuitos y hamacas para sus clientes. Por este motivo, el ejecutivo reclamará a la Demarcación de Costas que dé a la ciudad el mismo trato que reciben otras localidades cercanas que cuentan con quioscos y tumbonas.

El concejal de Hacienda de Gandia, Guillermo Barber, compareció el viernes para dar por sentado que la ciudad no se conformará con la notificación que recibió hace unos días y que obligaba a los establecimientos de la playa a no invadir la arena con mobiliario y a ceñirse a sus 149 metros de concesión. Los locales, que abrieron a finales de julio, cuentan con un amplio mobiliario incluido en la concesión y formado por sombrillas, mesas, sillas, taburetes y hamacas. Al hacer uso de él, tanto los empresarios como los clientes han invadido espacios cercanos y eso motivó que Costas advirtiera a Gandia que los locales no podía excederse de las casi 150 metros de superficie de madera.

El gobierno comunicó a los propietarios que había que cumplir esta normativa, pero Barber dijo que pese todo se va a trabajar para conseguir que los locales puedan tener tumbonas alrededor.

Por este motivo, la primera decisión que ha tomado Gandia es remitir un escrito a la Demarcación exigiendo que los chiringuitos de la playa se equiparen a los del resto del litoral y puedan ocupar algunos metros con hamacas.

Desde el gobierno entienden que estos trámites pueden llevar algunos días o incluso semanas, pero por este motivo, como indicaron desde el ejecutivo popular, están dispuestos a acudir a Demarcación para mantener un encuentro con los responsables de Costas. En el gobierno se valora la posibilidad de que sea el propio alcalde, Arturo Torró, quien tutele esta polémica negociación.