La parroquia de Sta. María de Oliva restaura la puerta principal


Hoy lunes ha empezado el acondicionamiento, limpieza y restauración de la Puerta de la fachada principal de la Iglesia de Sta. María de Oliva.




 

La parroquia de Sta. María de Oliva restaura la puerta principal

Esta puerta ya se restauró en el año 2005, pero las condiciones ambientales, como el sol que le da todo el día, la lluvia, y otros factores, han hecho que la puerta necesitase de una urgente restauración. "Las chapas estaban saltando, lo que podía ser peligroso si algún niño o persona se acercaba y se apoyaba en la puerta, se podrían cortar", ha indicado el párroco Fernando Cremades. "Además, la puerta estaba negra y sucia, y era necesario que para una buena presentación del patrimonio de la localidad estuviese de una manera digna, tal y como se merece la Parroquia y el pueblo de Oliva", ha añadido el sacerdote encargado del templo.

Durante esta semana, la empresa "Lacados Hermanos Serrano y Mañó", será la encargada de llevar a cabo las labores de acondicionamiento, limpieza y restauración. Una labor que requiere mucha paciencia, y un gran trabajo, porque los grabados de la misma dificultan todavía más la labor de limpieza.
Los feligreses de la Parroquia, han manifestado su alegría y satisfacción, porque "era una vergüenza que presentáramos el mayor monumento de la localidad, sucio y roto".

Así de esta manera, para las ya cercanas fiestas de la Patrona de Oliva, la Mare de Déu del Rebollet, las puertas de la Parroquia lucirán con todo el esplendor y decoro.

Desde la Parroquia de Sta. María también se afirma que esto es el inicio de todo lo que se pueda, ya que quedan muchas cosas por hacer y por restaurar, pues el templo cada día tiene más goteras y humedades, y necesita de una gran inversión para su mantenimiento. Mantenimiento que nace de los donativos de los fieles, que quieren tener su lugar de reunión con el Señor, "tal y como se merece". En los próximos meses, y sin ayudas públicas, seguirán arreglando lo necesario para un buen mantenimiento. Lo único que se sigue recordando desde la Parroquia de Sta. María, es que las ayudas prometidas, para la restauración de la fachada de la iglesia del Rebollet no llegan, y cada día es más urgente una protección y reparación de los daños que causan las humedades en dicho templo. "El mantenimiento del patrimonio cuesta mucho, y de él nos beneficiamos todo el pueblo, aunque lo paguemos los católicos", ha afirmado un feligrés de la Parroquia.