Tavernes de la Valldigna acoge a los amantes del paramotor


Decenas de deportistas de toda la Comunitat se citan en explanadas de Tavernes por la cercanía entre las montañas y el mar. Los aficionados al paramotor acuden a la Safor para iniciar sus vuelos.




 

Tavernes de la Valldigna acoge a los amantes del paramotor

Tavernes de la Valldigna atrae a decenas de amantes del paramotor de diferentes ciudades de toda la provincia Valenciana. Se trata de una modalidad de parapente en la que los usuarios han hecho suya la costumbre de volar desde el término municipal de Tavernes. Especialmente los fines de semana, estos enamorados de la sensación de volar comienzan a prepararse para surcar los cielos.

Se reúnen en las parcelas sin edificar que hay en el polígono del Golfo de Tavernes, a poco menos de un kilómetro de la costa vallera. Allí miden la fuerza y dirección del viento. Después comienzan a preparar su parapente y el triciclo con motor que les valdrá para volar. Ellos confiesan que esta zona de la Valldigna es privilegiada para el vuelo por las vistas que ofrece junto al mar. Además, este grupo está intercomunicado para compartir información sobre la atmósfera. Mientras uno vuela va comentando cómo están las rachas de viento y la situación meteorológica.

Para disfrutar del paramotor se necesita completar un sencillo curso que ofrece la Federación de Deportes Aéreos de la Comunitat Valenciana. Con unas pocas prácticas ya se puede estar surcando el cielo. «En invierno nos gusta mucho venir a Tavernes. En verano, como hay mucha gente combinamos estar aquí con la zona del embalse de Bellús», comentaba uno de los aficionados. La Valldigna cuenta con bellos parajes, hermosas vistas y un polígono que cumplelos requisitos para preparar el paramotor.