Vecinos del Grau de Gandia se enfrentan a una pareja de okupas


Ayer por la mañana la mujer que habita ilegalmente, de 16 años y embarazada, tuvo que ser trasladada al hospital de Gandia. Según algunos testigos, el motivo fue otro enfrentamiento con unos vecinos que, según ella, le propinaron algunos empujones.




 

Vecinos del Grau de Gandia se enfrentan a una pareja de okupas

Los vecinos de la calle Cibeles de la playa de Gandia no pueden más. Desde que una pareja de okupas se instaló hace dos meses en una casa de la zona, los gritos, las palizas entre ellos y los altercados con los residentes del barrio no han cesado. Ayer por la mañana la mujer que habita ilegalmente en la casa, de 16 años y embarazada, tuvo que ser trasladada en ambulancia al hospital de Gandia. Según informaron algunos testigos, el motivo fue otro enfrentamiento con un grupo de vecinos que, según ella, le propinaron algunos empujones. Los hechos ocurrieron sobre las 9 y media de la mañana cuando un conocido programa de televisión se disponía a grabar un reportaje sobre los continuos escándalos, tras recibir el aviso de los vecinos que tachan a la pareja de «escandalosos».

Según relataron los afectados, fue entonces cuando la menor salió de la casa y comenzó a escupir y a insultarlos mientras estaban siendo entrevistados. Aseguraron que como no paraba, le dieron un empujón y ella empezó a chillar y a decir que la habían agredido. Entonces su pareja entró en el inmueble y cogió una barra de hierro con la que comenzó a arremeter contra los reporteros que estaban cubriendo la noticia hasta el punto de romper la cámara. También intentó pegar a quienes pasaban en ese momento por la calle, hasta que la Policía Local y la Nacional se personaron en el lugar y disolvieron el altercado.

Finalmente acudió una ambulancia que se llevó a la menor para realizarle unas pruebas.

Los vecinos ya han interpuesto varias denuncias y han presentado más de 300 firmas para que los echen del inmueble, porque aseguran que han desmantelado la casa, se dedican a robar y duermen en un colchón a la intemperie, que se ve cuando pasas por delante.

El responsable de un bar cercano asegura perder clientela por los continuos escándalos, y el jefe de la Policía Local de Gandia, Marc Cuesta, afirma que el propietario ya los ha denunciado ante la comisaría.