Las playas de la Safor y la Ribera recuperan la normalidad


Las playas de Tavernes de la Valldigna y Xeraco quedaron ayer reabiertas al público después de que el miércoles las zonas de baño de ambos municipios tuvieran que ser cerradas "por precaución" tras detectar una gran mancha de algas en descomposición que invadió casi toda la costa.




 

Las playas de la Safor y la Ribera recuperan la normalidad

La playa de Tavernes de la Valldigna se abrió ayer al público tras amanecer sin rastro de la plaga de algas que apareció este miércoles y que obligó a izar la bandera roja por temor a infecciones entre los bañistas.

Los servicios de salvamento de Tavernes colocaron ayer la bandera amarilla al detectar que la población de medudas era ligeramente superior a la habitual debido a las altas temperaturas.

La concejala de Turismo de Tavernes, Carmen Canet, señaló ayer que la playa había amanecido "en perfectas condiciones" y recalcó que no había ningún problema para que los bañistas. La edil confirmó, además, que los resultados de los análisis dejaban claro que la mancha detectada el miércoles era una acumulación de plancton y algas en estado de descomposición debido a las altas temperaturas que se registran a final del verano.

En Xeraco, el coordinador de playas, Jesús García, indicó también que la playa ya tiene bandera verde y el mar está en calma, lo que permite a los bañistas hacer uso de ella con normalidad.

También en Gandia todo transcurrió ayer con total normalidad, mientras que, en Oliva, la Generalitat Valenciana ha llevado a cabo diversos análisis para conocer la calidad del agua y el estado de la arena. Los estudios arrojaron una calificación de "excelente".