Nueva jóvenes valencianos recibieron el sábado la ordenación sacerdotal en una misa presidida por el arzobispo


El arzobispo de Valencia, monseñor Agustín García-Gasco, presidió el pasado sábado, en el transcurso de una misa en la Catedral a las 11 horas la solemne ordenación sacerdotal de nueve jóvenes que concluyeron su formación en el Seminario Diocesano de Valencia.




 

Los jóvenes que fueron ordenados son Jesús García Pertusa, de Cheste; Juan Antonio Lloret Bañuls, natural de Gandia; Juan Bautista Pons Salvador, nacido en Gata de Gorgos; Luis Torró Ferrero, de Ontinyent; Pablo Sanz Pons, de Alzira; Sergio Villar Beltrán, natural de Valencia;  Francisco de Paula Ferrer Tapia, también de Valencia; David Mora Forment, de Torrent; y Francisco José Torres Gimeno, nacido en Valencia.

 

En la ceremonia, el prelado impuso las manos con la fórmula sacramental, ungió las manos de los nuevos presbíteros con el crisma y después les entregó el cáliz y la patena como signos sacerdotales, según informó el rector del Seminario Mayor de Moncada, Rafael Albert.

 

Los nuevos presbíteros recibieron también el abrazo del arzobispo y de los sacerdotes "como símbolo de acogida al presbiterio de Valencia".

 

En la misa, en la que los jóvenes recibieron el orden del ministerio del presbiterado participaron numerosos sacerdotes de la diócesis y párrocos de las localidades de origen de los seminaristas, además de familiares y amigos de los nuevos sacerdotes.

 

Los nuevos presbíteros han cursado dos años de Filosofía, tres de Teología, y el primer año de licenciatura en la Facultad de Teología San Vicente Ferrer de Valencia y en el Pontificio Instituto Juan Pablo II.

 

Durante los dos últimos años de formación los nueve jóvenes han colaborado también los fines de semana en la pastoral de distintas parroquias de la diócesis.