Vecinos de Marenys protestan por la llegada de peces muertos a su playa


Los peces muertos invadieron la costa impidiendo que muchos bañistas pudieran entrar en el mar o tomar el sol cerca de la orilla y muchos acabaron volviendo a sus casas.




 

Vecinos de Marenys protestan por la llegada de peces muertos a su playa

Los bañistas y vecinos de la playa de Marenys de Rafalcaid de Gandia fueron testigos el jueves de una imagen que muchos calificaron de «dantesca» al ver que el mar iba sacando a la orilla decenas de pequeños peces muertos. Junto a ellos, los vecinos vieron que también había dos cajones con la inscripción 'Peix Fresc Costa Brava'.

En pocos minutos, y hacia las 14 horas, los peces muertos invadieron la costa impidiendo que muchos bañistas pudieran entrar en el mar o tomar el sol cerca de la orilla y muchos acabaron volviendo a sus casas. Algunos de los vecinos que se encontraban en la zona elucubraron sobre el origen de los peces imaginando que había sido un fallo humano y los cajones se habían desprendido en alta mar por negligencia.

Desde la Cofradía de Pescadores de Gandia, el patrón mayor, Domingo Ciurana, señaló que se trata de una práctica más o menos habitual y explicó que se trataba de entre 50 y 60 kilos de boquerones y sardinas que se habían llevado a Gandia para plastificar.

Sin embargo, las capturas no eran válidas para el proceso y los peces se lanzaron de nuevo al mar para ser carne de las gaviotas. De hecho, como añadió el patrón mayor de la Cofradía, en cuestión de diez minutos ya no quedaban peces en Marenys porque las aves los habían devorado. Ciurana no le dio importancia al asunto y explicó que el problema fue que el mar sacó los peces muertos a la orilla.