Tenso e intenso pleno el celebrado ayer en Gandia


En la sesión plenaria, se aprobaron definitivamente los nuevos precios públicos para el urbanet y la UPG con las críticas de la oposición y también quedó aprobada la cesión de la UPI a la Unió Artístico Musical San Francesc de Borja de Gandia.




 

Tenso e intenso pleno el celebrado ayer en Gandia

El Pleno de Gandia guarda un minuto de silencio en memoria del concejal fallecido en la jornada de ayer, Paco Candela. En la sesión plenaria, se aprobaron definitivamente los nuevos precios públicos para el urbanet y la UPG con las críticas de la oposición y también quedó aprobada la cesión de la UPI a la Unió Artístico Musical San Francesc de Borja de Gandia. Una vez más quedó patente en la sesión plenaria los constantes desencuentros entre gobierno y oposición tanto en el fondo de los temas debatidos como en la forma y tiempos de debate.

Una larga sesión plenaria la que se vivió ayer en la ciudad de Gandia, pese a que se repartieron los temas objeto del pleno en dos sesiones diferentes dado que la próxima semana se ha planteado otro pleno. Se iniciaba la sesión guardando un minuto de silencio en memoria del que fuera primer edil nacionalista de Gandia y que fallecía recientemente
 
En esta sesión se aprobó el acta de la sesión anterior pese a que el BLOC dejó constancia que las transcripciones realizadas en valenciano dejan mucho que desear por la mala redacción y la gran cantidad de faltas de ortografía.

El alcalde de Gandia se comprometió a que se tomarían las medidas oportunas para evitar que esto se volviera a producir.
El pleno aprobó la designación de vocales en las juntas de distrito de Corea y República Argentina, también se aprobó la moción sobre la renta garantizada presentada por el PSOE y el nuevo convenio con la Fundación Espurna. El primer punto de desencuentro y debate fue el que planteaba el nuevo modelo de transporte público con el urbanet y las nuevas tarifas
El portavoz del gobierno, Víctor Soler destacó que se trataba de cumplir una promesa electoral haciendo posible la llegada del autobús a todos los barrios de Gandia y adaptando los autobuses a la ciudad y no la ciudad a los autobuses. Soler aseguraba que con esta nueva fórmula el coste del servicio pasa de 1.9 millones de euros de coste a 800.000 euros anuales.

Desde los grupos de la oposición se mostraron contrarios el PSOE por entender que se arremete siempre económicamente contra los más pobres y desfavorecidos y que es necesario que el PP entienda que la ciudad no es una empresa y que ha de haber servicios deficitarios. El BLOC se abstuvo en la votación a la espera de ver si se cumplen los horarios y los servicios.
Otro de los puntos aprobados fue el uso de la UPI como edificio para los ensayos de la banda San Francisco de Borja. Este punto contó con la aprobación de todos los grupos, pero eso sí, se pidió que se adecuaran las instalaciones con medidas como la insonorización.

También se aprobó el cambio en el precio de la UPG, pero en esta ocasión se hizo con los votos en contra de la oposición, que entiende que el acceso a la educación y la formación es fundamental y por tanto no se deben subir los precios de una forma tan drástica, dado que según el BLOC, hay muchas fórmulas para ahorrar en otros temas.

La parte más polémica del pleno se dio cuando se debatió la moción presentada por el BLOC sobre la supresión de los dos concejales no electos por haber declarado el alcalde que en Gandia sobraban políticos.
El enfrentamiento fue arduo y rozando los límites en diferentes momentos del debate tanto por el contenido del discurso como por las formas ya que la oposición sigue insistiendo en que no se respetan los turnos de palabra y no se les permite intervenir por alusiones.

El pleno abordó otros temas como la no aprobación de la urgencia para debatir sobre GANDIA Shore o las mociones y preguntas realizadas por la oposición. El pleno finalizó con la intervención de los representantes del 15 M que pidieron la intervención del gobierno para evitar los desahucios y los problemas con las familias que se encuentran en la calle. El alcalde escuchó la petición y aseguró que la estudiará detenidamente.