Finaliza la temporada de la piscina municipal en Villalonga


El pasado domingo 16 de septiembre finalizaba la temporada de piscina municipal en Villalonga, siendo esta la de más afluencia de público desde que se pusiera en funcionamiento, dado que más de 200 personas la han disfrutado a diario este verano.




 

Finaliza la temporada de la piscina municipal en Villalonga

Con una jornada de entradas gratuitas, el el pasado domingo los usuarios pudieron disfrutar de un último día de piscina para despedir un verano donde han podido comprobar que gracias a las actuaciones en la reforma, reparación y mantenimiento de las instalaciones llevadas a cabo por el actual gobierno municipal, las condiciones de uso de las mismas han sido óptimas. Estas obras han supuesto una inversión aproximada de 7.000,00 € y han consistido en varias actuaciones:

1. Impermeabilitzación del vaso de la piscina (presentaba escapes).

2. Cambio de las cañerías de los esquimos (estaban rotas y suponía una pérdida de agua muy importante).

3. Cambio del motor de la depuradora que tenía una antigüedad de más de 20 años y solo era efectivo en un 10 %, por lo cual se perdía mucha energía eléctrica, y deficiencias graves en la depuración y el filtrado del agua.

4. Cambio de las claves de paso de las cañerías de la depuradora.

5. Control sanitario del agua de la piscina por una empresa de Villalonga, con acreditación de la Generalitat para traer control de las aguas de baño.

6. Instalación de bombas de cloro y regulador del PH que, además de inyectar estos productos químicos, controlan continuamente su proporción en el agua del baño, manteniendo en todo momento los niveles óptimos.

Las actuaciones no sólo han mejorado funcionalmente la piscina, sino que además han permitido conseguir un importante ahorro en materiales, en parte debido a una mejor gestión de la compra, y una considerable reducción de costes en energía eléctrica al hacer más eficiente el conjunto de las instalaciones.

Pero el resultado más impactante de esta actuación se ha relacionado con el medio ambiente dado que se ha podido evitar la pérdida de casi 100.000 litros de agua al día por los escapes reparados después de años de inexistente mantenimiento y con esto que el agua, al no renovarse con tanta frecuencia por la ausencia de dichos escapes, haya tenido una temperatura más elevada y apta para el baño.

El alcalde Enric Llorca ha declarado, no sólo como responsable municipal sino como usuario habitual de la piscina que "Ver como los niños vienen cada vez más a nadar y jugar sin helarse de frío y cómo las madres te dicen que la piscina esta como nunca, me hace sentir orgulloso de estar al servicio de mi pueblo y de acertar en una política que apuesta para invertir en actuaciones en cosas sencillas, de un coste asumible, y que por encima de todo mejoran la calidad de vida de los vecinos de Villalonga."