El juez obliga al Gandia Bàsquet a devolver el dinero a los exdirectivos


El magistrado condena al club a pagar la cantidad de 179.178,63 euros más los intereses legales que se devenguen hasta el momento del pago efectivo.




 

El juez obliga al Gandia Bàsquet a devolver el dinero a los exdirectivos

Ayer, el Juez que atendía la reclamación de la anterior junta directiva, la formada por Manolo Valls, Vicent Signes, Doménech Ardti, Noelia Escrivá y Joan Gaspar, dictó sentencia y con ella, pudo haber firmado, sin pretenderlo, como es obvio, la disolución del club.

En el fallo, el magistrado condena al club a pagar la cantidad de 179.178,63 euros más los intereses legales que se devenguen hasta el momento del pago efectivo, así como las costas causadas en la tramitación del proceso.

Ayer, desde el club se declinó cualquier manifestación al respecto, remitiéndose a las posteriores reuniones de junta directiva en las que se tratará el asunto.

Sin embargo, y tal y como se dejó entrever en las anteriores juntas y asambleas de socios, el fantasma de la desaparición planea sobre la entidad, incapaz de asumir semejante desembolso. En la sentencia, redactada en el Juzgado de Primera Instancia número 3 de Gandia, se recogen las cantidades a las que han debido hacer frente a título personal los cinco dirigentes y que asciende a la nada despreciable cantidad de 109.034,63 euros. También se explica como se llegó a esta deuda, concretamente mediante los avales firmados el 4 de julio de 2008 y ejecutados el 14 de julio de 2009 por la cantidad de 260.959,46 euros.

El resto de la deuda -explica la sentencia- tiene su origen en una póliza firmada en Bancaja el 14 de marzo de 2008 que el club solicitó para hacer frente a la primera nómina de los jugadores y que fue renovada en septiembre por 67.000 euros. Dicho préstamo quedó sustituido por otro de 64.000. Todo ese movimiento bancario degeneró en la deuda final de 70.144, una vez incluidos los intereses.

En su defensa, el club reconoció la deuda contraída y su origen, pero cuestionó las cantidades, algo que no le ha servido para salir airoso del litigio. Aún así, tienen el pertinente plazo de veinte días para presentar el recurso de apelación.