El CF Gandia pierde 1-0 frente al Ribarroja


El solitario gol de Pomer valió para que los de Javi Pons se anotaran la primera victoria de la temporada, después de tres empates consecutivos.
El CF Gandia gozó de buenas ocasiones para adelantarse en la primera mitad, pero los rojillos supieron jugar con el marcador a favor en el segundo tiempo.




 

El CF Gandia pierde 1-0 frente al Ribarroja

Los del Camp de Turia se presentaban al partido después de haber encadenado tres empates consecutivos frente a At. Saguntino, Villarreal C y Castellón haciendo olvidar la derrota en el primer partido frente al Denia en el último suspiro. Por su parte, los de La Safor llegaban invictos, tras dos empates y dos victorias, y con sólo un gol en contra. Los de Javi Pons necesitaban la primera victoria para hacer buenas las igualadas anteriores.

El encuentro comenzó con mucho ritmo, sin un dominador claro y con muchas alternativas, aunque las ocasiones más claras quizás las disfrutó el Gandía. Las dos en las que más cerca estuvieron de adelantarse los de Vicente Medina fueron un balón al larguero enviado por Raimón y otro al poste de Canet, que recogía un rechace de Anselmo a tiro de Raimón. Los locales por su parte crearon peligro en dos saques de esquina en los primeros minutos y sobre todo en un disparo de Micó que sacó bien el gran meta gandiense Iván, que tuvo una buena actuación en el Municipal de Ribarroja. Los de Javi Pons intentaban penetrar la defensa blanquiazul por las bandas en rápidos contragolpes. El balón circulaba de área a área casi sin descanso.

Y nada más volver de los vestuarios tras el merecido descanso llegaría el primer y único gol del encuentro. Centro desde la izquierda que recoge Pomer, dispara cruzado y, pese a que llega a tocar Iván no logra evitar el tercer tanto esta temporada del ariete rojillo, además de ser en tres partidos consecutivos (Villarreal C, Castellón y frente al Gandia). Con la ventaja en el marcador, los locales se sintieron muy cómodos, mientras que el Gandía no acertaba a crear peligro. La mejor que tuvieron los visitantes para empatar fue a raíz de un buen contragolpe por la banda izquierda, pero el fuerte disparo lo despejó Anselmo, que ya lo hizo bien en Castalia, a córner.

El segundo tiempo fue menos vistoso que el primero, aunque la emoción por la mínima ventaja en el marcador se mantuvo intacta hasta el final. El Ribarroja conseguía salir al contragolpe, creando ocasiones como la del disparo de Micó a pase de Tébar que rechazó Iván. Adolfo también creó peligro cuando saltó al césped aprovechando su velocidad. El Gandía no gozó de grandes ocasiones en este periodo, aunque las experiencias negativas de los de Javi Pons en los minutos finales esta temporada crearon cierto nerviosismo pensando que se podría volver a repetir por ejemplo el empate in extremis de Castalia. Pero no fue así. El gran trabajo defensivo de todo el equipo en general y de la dupla Galduf-Ribelles en particular, unido al mayor acierto de cara a gol, dio como resultado el premio en forma de tres puntos que son un verdadero bálsamo para el equipo del Camp de Turia.

La victoria hace escalar posiciones al Ribarroja, que se coloca a mitad de la tabla, esperando lo que pase en el resto de la jornada. El próximo partido será en La Celadilla ante un Utiel que salió escaldado del Sequiol tras perder 4-0 frente al Llosa, recuperando al menos momentáneamente el liderato los de Carlos Luque. El Gandía recibirá en el Guillermo Olagüe a un Burriana que se medía al Castellón en el derbi provincial y que ha empezado la temporada de su vuelta a Tercera de manera notable.