El campo de golf de Gandia sigue en el aire


El Consell ve «difícilmente compatible» la instalación deportiva en suelo no urbanizable protegido, mientras el consistorio cree que tiene «luz verde».




 

El campo de golf de Gandia sigue en el aire

La Conselleria de Medio Ambiente ha dado luz verde a la continuación de los trámites para la construcción del campo de golf en el marjal de Gandia. Así lo anunció el pasado viernes el portavoz del Gobierno gandiense, Víctor Soler, quien señaló que el documento recibido en el Ayuntamiento de Gandia era necesario para saber si podían o no seguir con el proyecto, para descartar su construcción o no, y la buena noticia es que la Conselleria lo contempla.

La Generalitat ha mirado con lupa el proyecto del campo de golf en el marjal de Gandia, pero el Ayuntamiento de Gandia ya está incorporando las medidas correctoras y preventivas exigidas por la Comisión de Evaluación Ambiental, para proceder a redactar el Informe de Sostenibilidad Ambiental. El campo de golf en el marjal de Gandia, de carácter público, se construirá sobre una zona de 172.000 metros cuadrados y dispondrá de una distribución aproximada de 35.800 metros cuadrados de césped y 62.000 metros cuadrados de terrenos en estado natural, distintas láminas de agua, un pequeño campo de prácticas de 20.000 metros cuadrados y un almacén. La inversión, está incluida en el Plan Confianza, y supondrá la reactivación de la actividad turística, deportiva y de ocio de la playa de Gandia, contribuyendo a la desestacionalización del sector turístico.

Por el contrario, el Consell ve «difícilmente compatible» la instalación deportiva en suelo no urbanizable protegido, mientras el consistorio cree que tiene «luz verde».

La Generalitat Valenciana ha enfriado la posibilidad de construir el campo de golf que el Ayuntamiento de Gandia ha proyectado en la zona del marjal situada a espaldas del Club de Tenis de la playa. La Conselleria de Medio Ambiente, en un documento de respuesta a las consultas abiertas por el ayuntamiento, señala que, a la luz de las leyes sobre gestión de espacios naturales protegidos, el campo de golf «es difícilmente compatible con la calificación de suelo no urbanizable de protección», como está considerado el marjal, y añade que el ayuntamiento «deberá justificar» por qué quiere hacerlo allí «cuando tiene terrenos colindantes que está calificados como suelo no urbanizable común». La respuesta de la Generalitat es, así, la que se esperaba, y, en cierta medida, arroja dudas sobre la posibilidad de autorizar el proyecto del campo de golf, que está considerado como una instalación deportiva que no cabe en un espacio ambiental con este grado de protección.

Ahora bien, el optimismo del Gobierno de Gandia y su convicción de que el campo de golf podrá hacerse está a prueba de documentos como este. El concejal Víctor Soler explicó que el PP interpreta que la Generalitat «ha dado luz verde al proyecto», aunque pide al ayuntamiento «correcciones y justificaciones que le den viabilidad».