El coste de la naranja ahoga a los agricultores de la Safor


Las especies extratempranas, que empiezan a recogerse en septiembre, no se están pagando a los precios esperados.




 

El coste de la naranja ahoga a los agricultores de la Safor

La buenas expectativas que tenían hace tan sólo unas semanas los agricultores de la Safor se han truncado con la recolecta de las primeras variedades de naranja. Las especies extratempranas, que empiezan a recogerse en septiembre, no se están pagando a los precios esperados.

Los agricultores vendieron las primeras frutas a poco más de cuatro euros la arroba, pero a los pocos días los precios han descendido a tres euros, como informó el representante de la Asociación Valeciana de Agricultores, Vicent Faro.  El motivo de esta caída de los precios es la escasez del consumo y el temor de los comerciantes a adquirir cítricos por si luego no tienen salida en el mercado. Por ello, indicó Faro, hay muchos agricultores en la Safor que no han vendido su producción todavía. Las variedades primeras, entre ellas okitsu o iwasaki, debían de haberse recogido los últimos días de agosto y la primera semana de septiembre, pero la campaña se retrasó «casi quince días» por varios motivos, entre ellos la escasez de lluvia durante el verano.

Esto ha implicado que la recolecta del resto de especies también se demore dos semanas y de momento estén en los mercados las primeras remesas de naranja. Todo esto ha ayudado a los precios hayan caído en unos pocos días: «Las primeras recolectas empezaron bien con precios de más de cuatro euros e incluso cinco, pero todo ha cambiado en poco tiempo».

El representante de los agricultores añadió que el sector esperaba este año obtener beneficios que les ayudaran a cubrir «los gastos», algo que no sucede hace varias temporadas. «En esta campaña ha caído la producción, contamos con un 20% de fruta más que otros años. Es una naranja de más calibre y calidad, por lo que esperábamos que todo fuera mejor y se pagaran a precios acordes con nuestras necesidades».