Un incendio en Gandia obliga a desalojar a 15 personas


El incendio se producía a las 15.22 horas del sábado y debido a la violencia del mismo, los bomberos desalojaron a los habitantes del edificio. Un bombero resultó herido y seis personas fueron atendidas por intoxicación por inhalación de humo. Al final todo quedó en un susto.




 

Un incendio en Gandia obliga a desalojar a 15 personas

Siete personas, una de ellas un bombero,tuvieron que ser atendidas el sábado como consecuencia del incendio originado en una vivienda en la calle 9 d’octubre en Gandia, tras inhalar fuertes cantidades de humo. El fuego comenzó en una habitación, pero el humo terminó afectando al resto de la vivienda. Como medida de precaución, los bomberos desalojaron a un total de 15 residentes del inmueble, según informan fuentes del Consorcio de Bomberos. 
Como consecuencia de las inhalaciones, el Samu atendió en el lugar de los hechos a siete personas, dos de ellas dos menores de 14 años, mientras que el bombero fue trasladado al hospital de Gandia, según el Centro de Información y Coordinación de Urgencias (CICU).
Durante el servicio, iniciado a las 15.22 horas, el bombero sufrió una taquicardia por sobreesfuerzo. También tuvieron que ser atendidos en el exterior de la vivienda otros dos hombres de 26 y 54 años y dos mujeres de 38 y 28 años.
La vivienda está situada en cuarto piso del número 54 de la calle Nou d'Octubre de Gandia y hasta el lugar del siniestro se ha desplazado un brazo extensible de los bomberos de Gandia y una bomba urbana de Oliva. Por el momento, se desconoce el origen del incendio, que la policía investiga. Fuentes policiales apuntaron a la dificultad de averiguar ese inicio, debido a la gran cantidad de enseres que se acumulaban en la habitación donde se produjo el fuego originariamente.
Aunque los daños en la vivienda se limitaron a los de la estancia en cuestión, entre los vecinos desalojados se vivieron momentos de pánico, dada la virulencia del fuego y la fuerte cantidad de humo que sí afectó a buena parte del edificio. Los bomberos lograron rápidamente poner coto a las llamas e impidieron que éstas avanzaran más allá de la habitación. El parque de bomberos de Gandia movilizó hasta el inmueble un sargento, una bomba urbana, además del brazo extensible