Ador no cubre las vacantes de los empleados públicos que se jubilan por falta de dinero


El alcalde afirma que en lo que va de legislatura se han producido siete bajas que suponen un ahorro anual de 120.000 euros.




 

Ador no cubre las vacantes de los empleados públicos que se jubilan por falta de dinero

El gobierno de Ador respira cada vez que un empleado público se jubila y ya van siete en lo que va de legislatura. Y es que la falta de liquidez que atravisea el ejecutivo local hace que la salida de trabajadores alivie las arcas municipales.

El alcalde de Ador, Joan Faus, aseguró que no se van a contratar a nuevos funcionarios o interinos cuando se produzca un cese. El edil afirmó que la economía local está muy dañada por las deudas que se arrastran de legislaturas anteriores y cada empleado que se jubila o deja su puesto supone un importante ahorro, «por lo que el gobierno no tiene intención de cubrir esas plazas».

El alcalde comentó que durante este año se han producido dos bajas. La primera fue la de un empleado público que pidió su cese por enfermedad y la segunda de un funcionario que se jubilaba.

Puestos sin sustituto
Estos puestos no tienen sustituto y el resto de trabajadores en plantilla tendrán que asumir las labores de los que han dejado su puesto. Pero además, el primer edil explicó que el año pasado, tras arrancar la nueva legislatura, también se produjeron otras cinco salidas entre bajas y jubilaciones y tampoco se buscó a nuevos trabajadores.

«Ador está en una situación crítica y no hay dinero para pagar más sueldos», dijo el alcalde, quien añadió que este tipo de empleados tiene un coste de más de 1.200 euros mensuales. Esto supone que los siete puestos que han quedado vacantes desde junio de 2011 generarán un ahorro de unos 120.000 euros anuales en sueldos, sin tener en cuenta los gastos de Seguridad Social.

Faus comentó que con esta medida se cumplirá la orden ministerial que impide contratar a personal en las administraciones locales a no ser «que ses imprescindible». El alcalde afirmó que esta no es la única medida de contención del gasto que ha tomado su gobierno para intentar sanear la economía local.

El edil recordó que en los últimos meses se han tomado decisiones para ajustar las cuentas como «regular el precio de la escoleta» o establecer una matrícula con el fin de obtener más recaudación.

Además, el edil de Gd'A indicó que se ha recortado el gasto en todas las partidas que se ha podido. En ese sentido, Faus comentó que se han renegociado contratos como el de la limpieza y, además, «se ahorra en papel y en teléfono», precisamente el gasto en comunicaciones se ha reducido un «50%».

Finalmente, el alcalde aseguró que gracias al Plan de Ajuste del Gobierno, Ador «ha podido pagar a todos los proveedores con los que tenía alguna deuda», pero reconoció que ahora se abre otro periodo «que también es complicado».

«Cada tres meses tendremos que hacer frente a un pago de 24.000 euros a los bancos y dinero no hay. Esta cantidad se abonará durante los dos primeros años, es decir, durante periodo de carencia. Después serán 45.000 euros trimestrales», aseguró el alcalde de Ador, quien agregó que ya están trabajando en buscar soluciones.