La carretera de Almoines sigue cerrada a pesar de la manifestación


Unas 150 personas reclamaron al Consistorio que abriera esta vía a residentes de otras localidades que no pueden circular por la CV-680 debido a que está cortada por obras.




 

La carretera de Almoines sigue cerrada a pesar de la manifestación

El gobierno de Almoines no prevé permitir el paso de vehículos de otras poblaciones por la vieja travesía que une su localidad con Beniarjó a pesar de la manifestación que tuvo lugar el pasado domingo. Unas 150 personas reclamaron al Consistorio que abriera esta vía a residentes de otras localidades que no pueden circular por la CV-680 debido a que está cortada por obras.

Hace aproximadamente tres semanas la Diputación de Valencia cortó la carretera que une Gandia con Villalonga y que sirve de acceso a las poblaciones de esta zona de la Safor, como Almoines, Beniarjó, Beniflà o Potries, entre otras. Entre Almoines y Beniarjó se conserva un tramo de la vieja carretera que unía estas poblaciones, que ahora es vía urbana y que transcurre en paralelo al río Serpis. La carretera se ha cortado entre Almoines y Beniarjó porque se están habilitando nuevas canalizaciones para evitar inundaciones que desembocarán en el río Serpis. El inicio de los trabajos tuvo lugar hace tres semanas y se prevé que concluyan en cuatro meses, aunque ayer el alcalde de Beniarjó, Salvador Enguix, dijo que tras las últimas conversaciones que ha mantenido con la empresa todo parece indicar que se finalizarán en poco más de tres meses.