Los marjaleros de la Safor revelan sus antiguos secretos culinarios


'Arròs sec de llisa'; 'all i pebre'; 'gambeta amb bleda'; 'coca borratxa', 'bunyols de carabassa' o 'figues albordades', suculentos primeros platos y riquísimos postres




 

Los marjaleros de la Safor revelan sus antiguos secretos culinarios

Estas son algunas de las recetas del patrimonio gastronómico de los marjales de la Safor que ha recuperado un equipo de investigadoras del Campus de Gandia de la Universitat Politècnica de València liderado por Maria José Viñals.
Los marjaleros han revelado a las profesoras del Grado en Gestión Turística sus antiguos secretos culinarios. Los humedales, según relata la catedrática Viñals, siempre han tenido percepciones negativas entre la gente porque los ven «intransitables» o «insalubres». Sin embargo, estos espacios naturales «siempre han estado ahí» cuando no ha habido para comer, como por ejemplo, durante la posguerra.
En este sentido, Viñals explicó que los marjales han producido elementos básicos como arroz, caracoles, hierbas, y un largo etcétera. «Son productos sencillos, modestos, discretos, pero básicos para la dieta mediterránea».
El pescado no falta en estos tradicionales menús. Hay anguilas, angulas, lubinas, lenguados, lisas y barbos. Las anátidas constituyen la principal captura de caza y se incluye una gran variedad de hortalizas, algunas de ellas cultivadas solamente en el entorno como la berenjena listada de Gandia.