El Gobierno de Gandia congela el recibo de agua potable y alcantarillado durante los próximos tres años


Fruto de la gestión municipal se reduce la deuda que se lastraba de la anterior contrata de 91 a algo menos de 88 millones de euros y además se prevé que dicha liquidación corresponda a la nueva adjudicataria.




 

El Gobierno de Gandia congela el recibo de agua potable y alcantarillado durante los próximos tres años

El portavoz del Gobierno, Víctor Soler, ha informado de los acuerdos de la Junta de Gobierno celebrada ayer. Entre los asuntos de calado que se han tratado, Soler ha destacado la aprobación del expediente de contratación relativo al servicio de distribución de agua y alcantarillado, así como de los pliegos de cláusulas administrativas particulares y de prescripciones técnicas particulares.

El portavoz ha explicado que una vez finalizado el periodo de exposición pública de la memoria comprensiva el 26 de septiembre, el Gobierno de Gandia ha iniciado el periodo de licitación, “estamos en un proceso de refinanciación del servicio con el objetivo de capitalizarlo y hacerlo viable en el tiempo” ha asegurado Soler.

Según palabras del portavoz, el anterior gobierno recibió por anticipado 55 millones de euros, en concepto del canon del agua potable, y 12 millones de euros en concepto de alcantarillado, “un dinero que ya no está, porque fue dilapidado no sabemos si en facturitas varias, cruceros o cenas y comidas copiosas, en lugar de destinarse a realizar inversiones en los próximos 25 años”. Al no disponer de esa cantidad, y ante la imposibilidad de llevar a cabo las infraestructuras del ciclo del agua, el Gobierno ha puesto en marcha la maquinaria para resolver este "problema heredado”. Para ello, se han redactado los pliegos técnicos que a partir de ahora estarán en periodo de exposición pública durante 52 días en el Diario Oficial de la Unión Europea, y cuyas principales condiciones contemplan, en primer lugar, la liquidación de los casi 88 millones de euros de indemnización del anterior contrato a cargo de la nueva empresa concesionaria.

En este sentido, lo más destacable es que el Gobierno de Gandia fruto de la buena gestión, ha conseguido reducir los 91 millones de euros anunciados anteriormente hasta algo menos de 88 millones “y esto se ha hecho tan solo en apenas año y medio de Gobierno, presentando una oferta más atractiva para las empresas que quieran optar a este servicio”.

Otro de los aspectos clave del pliego de condiciones, es que se ha incluido la necesidad de realizar inversiones a cargo de la empresa concesionaria por un importe superior a los 66 millones de euros. Cabe recordar que hasta ahora cualquier inversión en esta materia corría a cargo del erario público.

Además, las tarifas del agua potable y alcantarillado se congelarán durante los tres primeros años. Un dato muy importante ante la realidad económica actual, ha señalado Soler quien también ha afirmado que “debemos gestionar en base a la realidad y ésta es muy difícil”. En este sentido, el portavoz ha hecho hincapié en la diferencia de gestión entre el anterior Gobierno socialista, y el actual Gobierno Municipal, recordando además “el aumento abusivo que el señor Orengo pactó a escondidas hasta en tres ocasiones con la anterior empresa concesionaria, y que trató de ocultar a la ciudadanía”.

La actualización de las tarifas se realizará a partir del cuarto año en base a las condiciones del mercado y de conformidad a los procesos de actualización quinquenales, lo que supone que el Ayuntamiento gane poder de control frente a la empresa concesionaria con el objetivo de evitar abusos en las tarifas.

Después de presentar los principales aspectos que recogen los pliegos sujetos a exposición pública, Soler ha asegurado que “ahora tiene que hablar el mercado y que las empresas presenten las ofertas que consideren oportunas”. Después se abrirá el proceso de contratación, y el contrato tendrá una duración de 50 años.