Un ladrón muere electrocutado al acceder a una carpintería de Bellreguard


Un hombre de nacionalidad marroquí de 39 años de edad falleció durante la tarde de ayer electrocutado en el interior de la nave de una carpintería cerrada desde hace años, situada entre Bellreguard y Gandia.




 

Un ladrón muere electrocutado al acceder a una carpintería de Bellreguard

El suceso ocurrió sobre las 4 y media de la tarde, cuando el fallecido, que tenía fijada su residencia en la cercana localidad de Palmera, entró en la nave acompañado por otra persona, posiblemente también marroquí, presuntamente para robar materiales.

Aprovechando el abandono de las instalaciones y el hecho de ser un día festivo, la Guardia Civil sospecha que forzaron una de las puertas situada junto a un camino para acceder al interior. Al tocar un elemento eléctrico, uno de ellos sufrió una fortísima descarga que le costó la vida. Aunque su compañero no ha sido localizado todavía, por el estado del cuerpo todo apunta a que durante un tiempo intentó reanimarlo, pero al comprobar que era inútil huyó de la nave.

La Guardia Civil de Oliva, que se ha hecho cargo de las investigaciones, busca ahora a la persona que le acompañaba para poder reconstruir las circunstancias de este accidente mortal. Avisados los servicios de emergencia, una ambulancia del SAMU se presentó en las instalaciones, pero el personal médico tampoco pudo hacer ya nada más que certificar la muerte.

Se sospecha que los dos cacos intentaban llevarse elementos de cobre u otros materiales que pueden venderse con facilidad y a buen precio en el mercado negro. Varias personas ya han fallecido electrocutadas al intentar robar material eléctrico.