Un año inolvidable para el Vicario Parroquial de Sta. María de Oliva, Paco Llorens


Si tuviera que resumir este año en una palabra sería “Gracias.” Gracias al Señor en primer lugar, pues sin él, ni yo ni ningún cristiano enamorado de Cristo, podría vivir el día a día.




 

Un año inolvidable para el Vicario Parroquial de Sta. María de Oliva, Paco Llorens

Gracias porque este año a nivel personal ha sido muy importante en mi vida, porque soy inmerecido de ser sacerdote, y porque cada día, día a día vivo y me doy cuenta de lo generoso que ha sido el Señor conmigo.

En segundo lugar, gracias a toda la gente que de una manera o de otra ha sido importante para tomar mi decisión para ser sacerdote. Mi familia, mis amigos, la gente de la Parroquia, los sacerdotes, especialmente a D. Ángel Saneugenio, actual Abad de Gandia, y a D. Fernando Cremades, actual cura-Plebán de Sta. María.

También, y como no, gracias a esta familia de COPE Onda Naranja, mucho aprendo cada día y cada tarde que asisto a preparar los programas, no sólo porque disfrute haciendo el trabajo de informar sobre la actividad de la Iglesia, sino porque realmente me doy cuenta de la importancia de ser testigo del Señor, y la alegría de tener que contarlo.

Mucha es la gente que pasa por los estudios de COPE, y todos ellos tienen algo que contar, unos en tono más positivo, otros a veces… Pero todos ellos lo crean o no son testigos de una historia de salvación que Dios va haciendo con nosotros.

Siempre quedará en mi memoria la celebración de mi Ordenación Sacerdotal en Valencia, el calor de la gente, el cariño de nuestro Arzobispo, y como no, mi Primera Misa. La respuesta de Gandia y Oliva, fue inmerecida, cada vez que veo las fotos, cada vez que recuerdo, es un impulso para buscar la santidad.

Los hombres nos vamos haciendo, y también los sacerdotes. Uno no nace enseñado, tiene que ir configurando cada día su corazón a Cristo. Y eso es lo más apasionante e importante, por ello hoy doy gracias.