¿ Que suele ocurrir después de muchos truenos ?


De un tiempo a esta parte, la comidilla diaria es el alto el fuego de los terroristas de la ETA. Cada día que pasa parece que las cosas en vez de ir a mejor, el cabreo es mas generalizado y en aumento, la verdad muy complicado veo este tema, diria dificilísimo, pero no me atrevo a decir imposible, pues creo en los milagros. Por lo que vamos viendo el Gobierno, cada dia que pasa es más condescendiente, por contra los terroristas, hasta que no demuestren lo contrario seran terroristas, se van envalentonando, se les ve más altaneros, como diria yo mas convencidos de su exito, solo hay que mirarlos como actuan en un juicio. Cada dia que pasa, lo voy entendiendolo menos, en vez de ir solucionandose, aunque sea poco a poco, parece que se van alejando los unos y acercandose los otros, esa es mi impresión. Vemos aparecer en la prensa datos nuevos, salen a la luz contradicciones y además datos nuevos, eso me hace pensar en un libro que lei hace algún tiempo, de un medico en enfermedades mentales llamado Vallejo Najera, cuyo titulo es CONCIERTO PARA INSTRUMENTOS DESAFINADOS. Si le echan un vistazo veran por qué, en estos mopmentos hay un oceano de confusión y ya se sabe, que a rio revuelto ganancia de pescadores. Por lo que se puede observar en nuestro presidente el Sr. Rodriguez Zapatero, que contra viento y marea, esta convencido de que va a acabar con el terrorismo, a mi me encantan las personas optimistas, pero, si le sale como les han salido a sus antecesores, que secuelas pueden quedar, se cabreará más gente. Eso es algo que debe de valorar cuando llegue a una linea, linea que debe de tener trazada y que tiene que ser infranqueable. A partir de ahi lo que podría ocurrir me preocupa muchisimo, aunque se diga que todo va avanzando segun planeado, que seran negociaciones largas y costosisimas, pero me gustaria recordar haciendo caso a nuestros mayores en este caso a Sócrates.




 

Un dia Sócrates ( 470 - 399 a. de C. ), estaba en su casa con sus discípulos. A su esposa Xantipa, de muy mal caracte, le molestaba ver tanta gente reunida en su hogar y, como otras muchas veces, se puso a despotricar contra ellos. Socrates y sus discipulos salieron en silencio a la calle. Y alli mismo, junto a la casa, continuó la lección. Xantipa, aun no satisfecha, abrió la ventana y les vació encima un cubo de agua. Y Sócrates, sin enfadarse, dijo a sus discipulos:

Es cosa normal que, después de los truenos, venga la lluvia. Y continuó la lección.

Deseo que la luz ilumine a todos los que estas inmersos en este proceso, no sea que nos caiga un chaparrón. pues dicen que con quien fuego juega al final.....................................................