Alfred Boix, ha criticado la actitud de la Diputación de Valencia


El diputado provincial por el grupo socialista, Alfred Boix, ha criticado la actitud de la Diputación de Valencia y de su presidente, Fernando Giner, con respecto a la planta de residuos sólidos de Ador. Una actitud que el socialista entiende es de abandono ya que no sólo no se ha convocado la comisión de seguimiento de la planta desde la pasada legislatura, sino que tampoco se ha trabajado para encontrar una nueva ubicación al tratamiento de los residuos para poder cerrar la polémica planta. Alfred Boix ha exigido que la planta se cierre en enero de 2005, fecha prevista inicialmente y no en 2007 como anuncia ahora el presidente de la diputación, y ha anunciado que está dispuesto a ceder los votos de los diputados socialistas al diputado de Turismo Antonio García, alcalde de Rótova quien en su día anunció que iba a vigilar que la planta se cerrara.