El Hospital comarcal de Gandia tendrá que esperar


Las obras afectadas por la quiebra de las constructoras son las de los centros de salud que se han quedado paralizados y cuyo montante asciende a 3 millones.




 

El Hospital comarcal de Gandia tendrá que esperar

Las inacabadas obras de los hospitales de Llíria y Gandia permanecerán un año más en el limbo de las infraestructuras sanitarias que están pendientes de entregar y que se han tenido que vallar para evitar robos de material y la degradación de los edificios.

Otras obras que tampoco se acometerán serán las de los nuevos centros de salud de Peñíscola, Alicante-Benalúa, Benimaclet, Orihuela y la ampliación del de la Pobla de Vallbona. En total, la ausencia de movimiento arquitectónico e inversor en 2012 ha dejado 45,3 millones de euros libres en el capítulo destinado a inversiones sanitarias como los gastos de funcionamiento de una veintena de centros de salud, según indican fuentes de la conselleria que dirige Manuel Llombart. La modificación presupuestaria se justifica, ante la necesidad de adecuar los créditos destinados a la imputación contable de obligaciones a gastos de funcionamiento de hospitales y centros de salud. Durante el año pasado se paralizó la ejecución de determinadas obras al entrar en concurso de acreedores las empresas adjudicatarias que tenían que acometerlas, lo que obligará a realizar nuevas licitaciones. Las obras afectadas por la quiebra de las constructoras son las de los centros de salud que se han quedado paralizados y cuyo montante asciende a 3 millones, según la distribución del capítulo de inversiones sanitarias en las que se indica que al hospital de Gandia solo se le había asignado 1.879.000 euros para finalizarlo.