El PP asegura que el contrato del agua es una guerra entre empresas que no afectará a los ciudadanos de Gandia


En el auto judicial se refleja que los 77 millones que recibió Orengo por el canon del agua no han sido destinados a las inversiones necesarias del servicio.
El PSOE había pactado con la empresa no subir la tasa hasta pasar las elecciones municipales de 2011.




 

El PP asegura que el contrato del agua es una guerra entre empresas que no afectará a los ciudadanos de Gandia

El teniente alcalde de la ciudad ducal, Guillermo Barber, ha desmentido las acusaciones de los Socialistas y ha asegurado que el gobierno garantizará el mantenimiento del servicio sin incrementar los costes a sus ciudadanos, y que sólo se trata de una guerra entre 2 empresas, derivada de la pésima gestión del anterior ejecutivo Socialista que malgastó los 55 millones de euros que estaban reservados al canon del agua al destinarlo a otros fines que todavía siguen sin aclarar.

Además, el gobierno del PP ha recordado que el PSOE en período de elecciones, ya tenía pactada dicha contratación con la empresa Aguas de Valencia y que contemplaba una subida de tasas el servicio a los ciudadanos.

De momento, el Ayuntamiento de Gandia se mantiene al margen de la guerra del agua potable entre ambas compañías del sector, pero recurrirá ante los tribunales para que deje sin efecto esta resolución y se levante dicha suspensión cautelar del proceso de adjudicación de la concesionaria del servicio de agua potable en la capital de la Safor.

El concejal de Hacienda, Guillermo Barber, tras conocerse el auto judicial donde se acuerda la suspensión cautelar del contrato de gestión del agua potable, ha dejado claro que se trata de “una guerra entre empresas” y que “en ningún caso afectará a los ciudadanos de Gandia. Es la misma que se ha originado en otras ciudades como el área metropolitana de Valencia o la de Barcelona” tildando las palabras del socialista Mascarell como basadas en “la política del alarmismo del PSOE. La política del miedo” recordando además que cada vez los socialistas se aíslan más de la ciudadanía. Barber ha contestado a las preguntas de Mascarell con una sola pregunta “¿dónde están los 67 millones de euros del canon que cobró Orengo? Porque de los 55 millones del canon del agua y los 12 del canon del alcantarillado si no hay inversiones ¿dónde están? Se lo digo: gastados en juerga y jolgorio”.

A este respecto ha añadido Barber que “ese jolgorio y esas fiestas que tanto les gusta lo demuestran no asistiendo a Fitur este año, porque ya no hay conexiones en directo con satélites para ver a José Bono, ni cenas de embajadores ni otros despilfarros, por eso no acuden a trabajar por Gandia. Bueno, unos sí como Orengo y otros no como Mascarell” aludiendo a la inexistencia de un líder socialista.

Eso sí, ha insistido Barber, engañaron a la ciudadanía con proyectos que jamás se ejecutarán por su imposibilidad como el Palacio de Congresos, los Aeropuertos anunciados por Mut, las Ciudades Olímpicas o los fastuosos gastos del Any Borja.

Además, el propio concejal de Hacienda ha señalado que “siguen engañando a la ciudadanía, y todavía lo intentan a día de hoy. Orengo pactó cobrar todo el canon y el PSOE acordó con la empresa no subir las tasas del agua potable hasta después de las elecciones de 2011. Y eso está negro sobre blanco”.

En cuanto a los ingresos contemplados en el Plan de Ajuste son 2 millones por año, durante lis cuatro, por eso “no afecta gravemente si el procedimiento administrativo se demora. Se demoraría el cobro de ingresos pero estamos convencidos de que el ingreso sí se va a realizar” ha reconocido el edil popular.

Por último, Guillermo Barber, ha lamentado que el PSOE y Mascarell oculten, como es su costumbre, información a la ciudadanía y den lectura sesgada al auto judicial donde se señala “…entre tanto no se adjudique la nueva contratación el servicio se seguirá prestando por la actual adjudicataria.. (sic)” por lo que los ciudadanos pueden estar tranquilos.

La gota que colma el vaso, y nunca mejor dicho, es la que refrenda el auto judicial donde se señala que “…en cambio padece el interés de los ciudadanos, que deberán pagar más por el mismo servicio, cuando ya se habían percibido por el Ayuntamiento un canon (77 millones de euros, a decir de Aguas de Valencia SA) que al parecer no ha sido destinado a procurar las inversiones necesarias para el servicio. De ahí que ponderando los intereses en conflicto, todo apunta al mantenimiento de la medida cautelar de suspensión…(sic)” señala la Magistrada Alabau en su auto del 28 de enero de 2013.