El Gobierno de Gandia ayudará a los desahuciados para que no paguen el impuesto de plusvalía


Guillermo Barber, concejal de Hacienda, explica que cuando la entidad bancaria se queda la vivienda se genera un impuesto que debe pagar el desahuciado.
El Gobierno procederá a realizar la liquidación del impuesto e inmediatamente se generará una subvención para ayudar, en la medida de lo posible, a los afectados.




 

El Gobierno de Gandia ayudará a los desahuciados para que no paguen el impuesto de plusvalía

“Esta es una de esas acciones, dentro de la gravedad del tema, que causan mayor satisfacción para quienes tenemos vocación de servicio”. De esta forma ha explicado el concejal de Hacienda, Guillermo Barber, y la titular del departamento de Bienestar Social, Pilar Gavilà, la medida que el Gobierno de Gandia ha tomado para ayudar a aquellas personas que se han visto inmersas en un desahucio y han perdido su vivienda.

Barber ha recordado que el alcalde de Gandia “siempre ha manifestado su preocupación por temas sociales, por ayudar a los que más lo necesitan y hace tres semanas instaló una oficina para atender a las personas que se van a ver desahuciadas y ahora da un paso más para ayudar a quienes lo están pasando mal” indicando al respecto que se trata de una “nueva ayuda social” que el Gobierno de Gandia va a poner en marcha con el carácter retroactivo que le permita la ley.

Así las cosas, ha explicado Barber, cuando la vivienda de una persona cambia de titular, aunque sea el caso de haber sido embargada por el banco, genera unos impuestos de transmisión (la plusvalía) y por ello el Gobierno de Gandia, consciente del doble daño que supone perder la vivienda y, encima, pagar impuestos por perderla, ha planteado sacar una ayuda social para estos casos.

El titular de Hacienda es consciente de que la ley impide no exigir el impuesto y ha anunciado que el Ayuntamiento de Gandia tramitará una ayuda para compensar a los afectados, es decir, en el caso de que se produzca un embargo, el consistorio procederá a realizar la liquidación de la plusvalía, e inmediatamente se generará la subvención, de tal manera que estas personas no tendrán que pagar absolutamente nada dado que se realizará una compensación.

El propio Guillermo Barber ha explicado que son varios los casos que se atienden en estas circunstancias y ha puesto como ejemplo el de una familia en donde un hijo perdió la vivienda y sus padres, como lo avalaron, también han sido desahuciados, y si además de todo ello deben de pagar resulta duro para quienes lo sufren.

Por último, Pilar Gavilà como concejala de Bienestar Social ha explicado los dramáticos casos que se viven día a día en su departamento y ha agradecido el interés que tanto el concejal de Hacienda como el propio alcalde, Arturo Torró, han tenido a la hora de articular este tipo de ayudas para personas desahuciadas.