El campo de golf de Gandia sufre actos vandálicos


Un grupo de gamberros lleva dos fines de semana seguidos asaltando de una manera brutal el campo de golf de Gandia, situado en el camino viejo del Grau.




 

El campo de golf de Gandia sufre actos vandálicos

Al parecer, el único objetivo es romper material deportivo, mobiliario y ocasionar graves daños en la infraestructura. Los efectivos de la Policía Nacional detuvieron a 2 de ellos en el mismo recinto el sábado por la noche después de que un vecino oyera ruidos extraños y detectara a 4 personas en su interior. Los agentes investigan los motivos que han empujado a los asaltantes a cometer esta fechoría. El presidente del Club de Golf de Gandia, Juan Moreno, manifestó ayer que ha interpuesto dos denuncias por los actos vandálicos que tuvieron lugar los días 9 y 16 de febrero en el pitch & putt.

El primer sábado que entraron los individuos rompieron las tradicionales banderas del golf, sillas, mesas, luces de los vestuarios, focos de cristal e incluso la maquinaria exterior del aire acondicionado. Arrojaron al suelo ceniceros de cerámica; destrozaron una mesa de mármol; y un módulo de tres metros que sirve como valla de cerramiento y de protección alrededor del campo. Señaló que no robaron nada de dinero de la caja, pero parece ser que se llevaron aproximadamente 400 bolas de golf, que estaban distribuidas en varios cubos, 2 banderas y un termómetro. Al sábado siguiente volvió a ocurrir lo mismo. En esta ocasión, los vándalos rompieron 3 mesas de plástico; 10 sillas; un espejo de tráfico ubicado a la salida del recinto para ver los vehículos; 3 rastrillos; una máquina limpiadora de pelotas de golf; otra máquina para recoger bolas; un banco de madera para sentarse; y 2 banderas. El listado de destrozos no quedó ahí. Quebraron 2 olivos pequeños; arrasaron 2 carteles; volvieron a romper la máquina del aire acondicionado; y ocasionaron daños en el green.