Dos estudiantes del Instituto Superiore Lorenzo Lotto de Trescore ( Bergamo ) Italia, hacen el final de carrera en la Playa de Gandia.


La intervención del conocido cocinero Bergamasco Pino Capozzi, tantisimos años ligado a la Ciudad de Gandia, ha sido el que propuso la Ciudad de Gandia, al Instituto Superiore Lorenzo Lotto, para que sus alumnos pudieran hacer prácticas en los meses estivales, final de carrera. El Sr. Capozzi, hombre muy apreciado además de ser un excelente embajador de nuestra magnífica Safor, siempre ha pregonado las excelencias de nuestra tierra, nuestras playas, comidas y sobre todo el cariño de sus gentes.




 

#foto2der#Vergiana Zamblera y Luzzi Roberta, están realizando, gracias a un convenio entre el Instituto Superiore Lorenzo Lotto, de Trescore ( Bergamo ) Italia y el Hotel Mavi de la playa de Gandia ( Valencia ) España, dirijido por  D. Miguel Aparisi, con el fín de que ambas alumnas puedan realizar las prácticas fin de carrera. Además en el mencionado Instituto italiano se imparten carreras de peritos comerciales, idiomas, además de la de turismo. El Colegio eligió la playa de Gandía, gracias al conocido cheff internacional Pino Capozzi, que fué el que les informó de la calidad de la Playa de Gandía, en especial la restauración y su hosteleria, y como no de, las bien cuidadas infraestructuras, así como el carácter abierto de todas sus gentes. Esto hizo que Gandia, estuviera dentro de los lugares más importantes de España y por supuesto para el Instituto Superiore Lorenzo Lotto.

Con ello pretenden que sus alumnos aprendan y convivan con el turismo que con tanta profesionalidad y cariño lo saben hacer las gentes de esta zona de la Safor, será  el espaldarazo de salida para su carrera, conviviendo y aprendiendo con el turismo que llega desde los distintos puntos del planeta, para pasar sus vacaciones estivales.#foto3der#

Las opiniones de Vergiana y Roberta, comentaban que ambas estaban prendadas de la excelente playa, que todo está en su punto y no han encontrado nada que les llamara la atención negativamente, bueno esto no es del todo cierto, ya que en Italia no esta permitido que las mujeres se desprendan de la parte superior del bañador, o sea, que las tetas estén al aire, ya que para ello tienen que ir a playas reservadas para ese menester, con el consabido engorro. Les comente que aquí en Gandia también las hay, pero para las personas que deseen tomar el baño o el sol, de forma total, o sea, tal como Dios nos trajo al mundo.#foto4izq#

 De la gastronomía hablaron maravillas. Me indicaban que tenemos una excelente cocina, con una salvedad, que las pizzas no sabemos hacerlas y que hay mucha diferencia con las de Italia. En cuando a precios, Gandía es muchísimo más barata que Italia, tanto en la hosterlería, combustible y prendas de vestir, el resto, similar tanto en marcas y perfumes asi como todo lo necesario que precísa la mujer.

Estuvimos hablando de las playas así como del resto de servicios, respondiéndome que es de lo mejor que han visto además de encontrarlo todo muy limpio y aseado, ademas ambas han observado la gran preocupación de quienes se dedican al mantenimiento, para tenerlo siempre tan aseado, limpio y en perfecto orden, además les llamó la atención y les gustó mucho que las discotecas o fiestas en vez de terminar a las dos o a las tres de la mañana como en Italia, aquí terminan al amanecer. Les pregunte, así, de improviso, me indicaran las cosas que no les habían gustado y qué harian para resolverlo o mejorarlo, después de casi treinta largos segundos, se miraron ambas, indicándome que todo les ha resultado maravilloso, perfecto.#foto5der#

Si les ofrecieran trabajo aquí en Gandía. Que harían, en menos de un segundo ambas me indicaron que se quedarían, ya que Gandia es fascinante. Al final de mes que termina el contrato con el centro y tendrán que volver a Italia, sus caras empezaban a quedar apenadas, pues para ambas estudiantes, ha sido como un cuento de hadas, no creían que sitios tan bonitos y maravillosos como este existían.

Cuando las cosas estan bien hechas y cada uno pone su granito de arena, el resultado siempre es el mismo, que la gente se enamora y vuelve y todo sale a pedir de boca. Hablando de la boca, eso es lo que ellas van a usar en su Instituto para contar, como me decían, pues necesitaran muchas horas para explicar lo que hay en este trocito de tierra tan maravilloso, enclavado en la Comunidad Valenciana, con la Safor como testigo y una ciudad que se llama Gandía, que tiene nombre propio.