Madnes, Depeche Mode y Placebo cierran tres días de gloria del FIB


Más de 130.000 personas han pasado por el XII Festival Internacional de Música de Benicàssim (FIB) desde el pasado jueves, día 20, en una de las ediciones más multitudinarias junto con la del año 2002.




 

El ska y la divertida nostalgia de Madness, el techno ochentero de Depeche Mode y Placebo fueron este domingo los platos fuertes del XII Festival Internacional de Música de Benicàssim (FIB) en su despedida antes de la ´resaca´ final de la fiesta de la playa del lunes. La jornada del sábado se destapó con casi 50.000 fibers, -la mitad de ellos ingleses-, que disfrutaron del anhelado Morrisey (arropado por una bandera gigante con el rostro de Oscar Wilde) y los escoceses Franz Ferdinand que con apenas dos discos han demostrado que saben como realizar canciones muy pegadizas que hacen saltar a la audiencia.

 

Morrisey tuvo el reencuentro esperado con el FIB tras su espantada de hace dos años y pese a un calor y una humedad insoportable repasó lo temas de su último trabajo de su ya dilatada carrera como solista y también un par de canciones de su etapa como vocalista de The Smiths. Para congraciarse con la audiencia española, -ya que la británica la tenía comiendo de su mano con solo aparecer al escenario-, se enfundó una bandera española en la cintura y toda decepción anterior fue borrada con su actuación.

Franz Ferdinand, que no contaban con su batería habitual, se entregó con sus temas más bailables: ´Take Me Out´, ´Walk Away´, ´Dou You Wanna´ y más para hacer vibrar a un públicó que tuvo que esperar hasta la 1.25 de la madrugada para ver su actuación (tras las dos bandas que les precedieron en el escenario Verde, Mojave y The Kooks).

 

Los escoceses encontraron tal complicidad con los fibers que no dieron ninguna tregua a miles de incondicionales y coreaban al unísono las tonadillas que iba interpretando Alex Kapranos.