La movilización popular frena un desahucio en Oliva


El desahucio estaba previsto para las 13 horas de ayer, pero la masiva participación de vecinos de Oliva, miembros de la Plataforma de Persones Afectades per la Hipoteca y amigos de los afectados evitó que Josefa, sus dos hijos, ambos menores de edad, y su marido perdieran la vivienda.




 

La movilización popular frena un desahucio en Oliva

La presión social ha parado una vez más un desalojo, esta vez en Oliva. Un centenar de personas evitó ayer que una mujer disminuida, sin apenas movilidad, y su hija, enferma mental, se quedaran en la calle al no poder hacer frente a los pagos de la hipoteca. La vecina afectada, de unos 50 años, sufre una «discapacidad reconocida», como indicaron desde la Plataforma: «Su minusvalía es del 70% y no puede apenas moverse, necesita mucha ayuda y camina con dificultad». Josefa y su marido costearon los plazos del préstamo hasta que él se quedó sin trabajo. Esta pareja tiene dos hijos, un chico de 13 años y una joven de 17. La chica padece problemas mentales y se le ha diagnosticado una discapacidad del 30%, agregaron desde el colectivo. Tras rechazarse esta petición, los juzgados fijaron el desahucio para ayer a las 13 horas. Ante esto, desde la Plataforma mostraron su perplejidad: «Qué requisitos son necesarios para poder acogerse a la moratoria anunciada por el Gobierno? Este caso demuestra que es una medida insuficiente y que deja fuera a la mayor parte de las personas afectadas».